• 01 800-286-84-64 (222) 409-05-87

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • youtube
  • Linkedin
El ABC de las Fake News

iconito Autor: Diana Bautista Villagómez
Julio de 2018


"Las noticias falsas son las nuevas armas de destrucción masiva."
Broze

La noche del 30 de octubre de 1938, el mítico Orson Wells se preparaba para poner en escena la adaptación radiofónica de la novela del escritor británico H.G.: Guerra de los Mundos. Wells sembró pánico en los estadounidenses al hacerlos creer que eran víctimas de la invasión de “extraños seres” provenientes de Marte.


Los medios de la época, informaron sobre las consecuencias de la transmisión: pánico generalizado nunca visto que provocó accidentes de tránsito, paros laborales y la saturación de las líneas telefónicas de emergencia. Sin embargo, aún cuando varios de estos incidentes nunca fueron comprobados, los medios denominaron al fenómeno como “histeria masiva”.

Esta historia es considerada, por muchos académicos y periodistas, como el antecedente más antiguo de una fake news; pero paradójicamente, la noticia falsa no fue la transmisión de Wells (puesto que al inicio de dicha transmisión, él avisó a los radioescuchas que era una recreación); sino las notas de los medios locales quienes dieron seguimiento y tratamiento del hecho.


Imagen: Diario Digital

El poco análisis de lo ocurrido y las inexistentes pruebas sobre la “histeria masiva”, fueron calificadas por los legisladores estadounidenses, como una falta grave a la libertad de expresión, quienes frente a una inminente segunda guerra mundial, consideraron prohibir las transmisiones radiofónicas, limitando así la libertad de expresión. Afortunadamente, esto no ocurrió.

Una noticia falsa, por sí misma, no es el problema, sino las consecuencias que trae consigo, tras no dudar de su veracidad, creando el denominado rumor disfrazado de verdad.

Pero, ¿qué son las fake news?

La American Dialect Society define a las fake news como la desinformación o falsedades que se presentan en las noticias reales.

Sin embargo, las noticias falsas no son un fenómeno nuevo, pero sí lo es la amplitud con que pueden reproducirse en las redes sociales. Hoy se habla de fake news cuando la fuente y la posibilidad de viralización disminuyen la veracidad de la noticia y las capacidades críticas de lectura para identificar lo falso. (Fernández, 2017) Alexios Mantzarlis, responsable de la Red Internacional de Verificación de Datos del Instituto Poynter, explica que las notas falsas, en los últimos años, son creadas con un objetivo económico y/o político. -“En muchas ocasiones se trata de anuncios escondidos bajo titulares de clic fácil y, añadiendo mayor confusión para el lector, noticias falsas se mezclan con noticias reales.”- (Mantzarlis, 2017) Además, en 2017 la American Dialect Society anunció que el término fake news era elegido como la Palabra del Año, pues su uso incrementó un 365% durante ese periodo.

Elecciones de EEUU 2016

Según el diario El Mundo de España, el término fake news estuvo estrechamente vinculado a las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016. Este fue utilizado por el ahora presidente Donald Trump durante su campaña electoral. El concepto surgió refiriéndose primero a noticias del ámbito político, sin embargo, se ha extendido a otras áreas gracias al uso de las redes sociales y la viralización de las mismas.

Las fake news tuvieron su mayor auge durante dichas elecciones pues, según datos del portal Buzzfeed, de las 22 millones de interacciones que generaron las fake news en 2016, la mitad tenían que ver con Donald Trump y Hillary Clinton. Notas que iban desde el hallazgo de miles de votos fraudulentos a favor de Clinton en un almacén de Ohio, hasta que el Papa Francisco apoyaba la candidatura de Trump. Dichas notas alcanzaron su punto de éxito cuando lograron viralizarse, es decir, se empezaron a reproducir de forma exponencial y el receptor comenzó a debatir su contenido, aun cuando no existiera evidencia de que fueran auténticas.


Imagen: Verne

Campaña del Brexit

Según información del diario The Guardian, el gobierno de Rusia intervino en el referendum del Brexit en favor de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, a través de aproximadamente 400 cuentas falsas de Twitter. Según una investigación de la Universidad de Edimburgo sobre las actividades de la Internet Reserarch Agency1 , inmediatamente después del reférendum, dichas cuentas llegaron a difundir poco más de 3 mil 400 tweets, inundando la red social con mensajes falsos “hiperpartidistas”.


Imagen: The Irish Times

La supuesta interferencia rusa en la campaña del Brexit, fue atribuida directamente al presidente Vladimir Putin y este fue acusado por la opunión pública de amenazar el orden internacional con la difusión de noticias falsas, fotos retocadas y una "campaña sostenida de ciberguerra y disrupción" lanzada contra las democracias occidentales. (May, 2017)

Fake news y su relación con la posverdad

A la par, la editorial Oxford University Press dio a conocer que el término posverdad fue considerado como la palabra del año 2016, definiéndola no como sinónimo de mentira sino como el fenómeno que se produce cuando "los hechos objetivos tienen menor influencia en definir la opinión pública que los que apelan a la emoción y a las creencias personales". (Oxford, 2016) Es decir, la posverdad o también llamada “mentira emotiva”, sirve para señalar una tendencia en la creación de argumentos y discursos, basado en las creencias, cultura, y contexto social de cada individuo, pues al no haber una verdad absoluta, el sujeto tiene la posibilidad de recrear su propia verdad.

“Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos” (Chomsky, 2016).

El fenómeno de la posverdad también se generó durante las elecciones de Estados Unidos, este se utilizó, junto con las noticias falsas, como herramienta de campaña para desviar la atención mediática y desacreditar a los detractores de Trump, apelando a los sentimientos del electorado.

Límites jurídicos de las fake news

El derecho a la información y las libertades de expresión e información se reconocen en la Carta Magna de México como base de la democracia del país. El primero, está garantizado en el artículo 6 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos: “la manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de ataque a la moral, los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público”. (CPEUM, Art. 6, 2015) Carolina Piña, socia del departamento de Propiedad Industrial e Intelectual y corresponsable de la industria de Media & Telecom en España, explica que en el Derecho no existe la “posverdad”, simplemente existe la verdad; no caben los hechos alternativos, sino únicamente los hechos; y tampoco existen las llamadas fake news, sino las noticias inveraces.

“En términos jurídicos, el problema con las fake news llega cuando se produce un conflicto de derechos. Dichos conflictos se producen entre la información que se transmite y los derechos fundamentales de las personas afectadas por dicha información, principalmente el honor y la intimidad.” (Piña, 2017) Cuando la libertad de expresión se ejerce más allá de sus límites, se producen consecuencias jurídicas que pueden recaer en el campo del derecho penal a través de la comisión de tipos penales, que en su momento fueron considerados a nivel federal como delitos, tal es el caso de los delitos contra el honor, difamación, injuria y calumnia.

En la Ciudad de México, existe una ley encargada de regular la protección del derecho a la vida privada, el honor y la propia imagen que vela por el patrimonio moral de los afectados por las fake news y la posverdad.

Trabajo de contención

El impacto que han tenido las fake news y la generación de la posverdad durante los últimos años, ha creado polémica en temas electorales, no sólo en Estados Unidos durante las elecciones de 2016, sino también en Europa, donde el presidente francés, Emmanuel Macron, dio a conocer un proyecto de ley para acabar con las fake news y proteger la vida democrática durante las campañas electorales de aquel país.


Los llamados Fact Checkers -verificadores de datos- nacen con la finalidad de investigar a fondo las historias publicadas en medios de comunicación y, como su nombre lo indica, verificar la veracidad de las mismas. FactCheck.org en Pensilvania, Estados Unidos, The Fact Checker impulsada por el diario estadounidense The Washington Post, África Check en Sudáfrica, Senegal, Nigeria y Kenia y Chequeando en Argentina, son algunos ejemplos de proyectos de verificación que se pronuncian como defensores de los votantes, apartidistas y sin ánimo de lucro.

En México, la iniciativa periodística Verificado 2018, también buscó enfrentar las noticias falsas y las promesas irrealizables o las críticas sin fundamento durante el Proceso Electoral 2018. Su principal labor fue la identificación de noticias falsas para informar a sus lectores, radioescuchas y televidentes.


El fenómeno de las fake news y la posverdad se ha disparado debido al crecimiento acelerado de las nuevas tecnologías, sin embargo, la responsabilidad de verificar todo lo que llega a nuestros ojos, se convierte en una obligación urgente, no sólo para los periodistas y medios de comunicación, sino para la ciudadanía en general. La credibilidad es, por tanto, un esfuerzo de todos.

Exigir plataformas nuevas que fomenten la verificación sistemática, tanto analógica como digital, coadyuvará a la contención de notas falsas para así, frenar la desinformación que vive el mundo entero.

___________________________
1 Supuestamente, esta agencia fue la responsable de gestionar las cuentas de Twitter y notas falsas.

Referencias

Alandete, D. (27 de Noviembre de 2016). Cómo combatir la posverdad. El País.
Recuperado el 11 de Abril de 2018, de elpais.com

American Dialect Society (2018) Word of the Year Vote. Obtenido de www.americandialect.org

Amón, R. (2016). Posverdad’, palabra del año. El País.

Chomsky, N. (2016). 10 Estrategias de Manipulación. Comunicar. Obtenido de www.revistacomunicar.com

Congosto, M. d. (2015). Elecciones Europeas 2014: Viralidad de los mensajes en Twitter Redes. Revista Hispana para el Análisis de Redes Sociales, pág. 23-52.

Fernández, N. (2017) Fake news: una oportunidad para la alfabetización mediática. Revista Nueva Sociedad. No. 269. Mayo-junio de 2017. Obtenido de www.nuso.org

IAB México. (2017). Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre internautas mexicanos. México: IAB México. Obtenido de www.iabmexico.com

Illades, E. (2018). Fake News: la nueva realidad. Ciudad de México: Grijalbo.

Mantzarlis, A. International Journalist Festival (7 de abril de 2017) ‘Fake news’ and the misinformation ecosystem. Recuperado de: www.youtube.com

Montejano, C. V. (2012). Calumnias, Difamación e Injurias Estudio Teórico Conceptual, de Antecedentes, de las reformas. Cámara de Diputados

Piña, C. (2017). Amigos de la verdad: los límites jurídicos de las fake news. Revista UNO. Pág. 41-43

(s.f.). LEY DE RESPONSABILIDAD CIVIL PARA LA PROTECCIÓN DEL DERECHO A LA VIDA PRIVADA, EL HONOR Y LA PROPIA IMAGEN EN EL DISTRITO FEDERAL. Distrito Fereral.

Si quieres profundizar más sobre este y otros temas, especialízate en políticas públicas con las maestrías en línea de IEXE. Para obtener más información regístrate en el siguiente formulario:
-

Suscríbete para recibir las entradas nuevas en tu correo