• 01 800-286-84-64 (222) 409-05-87

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • youtube
  • Linkedin

 

iconito Autor: Mónica Palma Rivera
Marzo de 2018

El primer país en reconocer el sufragio femenino fue Nueva Zelanda en 1893, México lo hizo hasta 1962, mientras que el último país en hacerlo fue Kuwait en el año 20051. Esto nos habla de poco más de un siglo de luchas a favor de la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito político (y más allá).

Pese a lo anterior, la participación política de las mujeres se sigue viendo minada por prejuicios y prácticas institucionales basadas en estereotipos de género, que obstaculizan el acceso de las mujeres a espacios de desarrollo personal y profesional, e impiden un ejercicio libre de su derecho a participar en cualquier espacio

A menudo, la participación política es entendida como la libertad de emitir el voto durante los procesos electorales, no obstante, ésta va más allá de las contiendas e implica acciones desde la ciudadanía que, organizada, puede generar propuestas para incidir en sus gobiernos.

En ese sentido, la participación política ocurre en dos ámbitos: por una parte, en todos aquellos espacios sociales que buscan conciliar las diferencias en un grupo, a través de la organización y diálogo para la realización y gestión de actividades que involucran a su comunidad. Ejemplo de ello son los consejos vecinales, clubes sociales, deportivos, escolares, etc. El otro ámbito de participación está dentro del sistema político2 (Vidal, 2015).De acuerdo con numerosos estudios y desde el enfoque de género, la débil participación de las mujeres en el ámbito político, se ha atribuido a tres causas principales:

  1. La política es un espacio dominado por los hombres, por lo que las mujeres se han visto “sistemáticamente subordinadas, así como subvalorado, todo aquello que se identifica con lo femenino” (Vidal, 2015; Villanueva, 2007).

  2. La falta de interés para participar en la política.

  3. La falta de habilidades desarrolladas para participar en los partidos (Vidal, 2015).

En gran medida, la segunda y la tercera causa son consecuencia de la primera, aunque no de manera absoluta. Históricamente, la ausencia de estructuras normativas, institucionales y políticas -principalmente-, que impulsen la participación y formación de mujeres en la política, han fomentado que los niveles de éstas últimas sean bajos.

Para organismos como la CEPAL, el enfoque de género es una herramienta esencial que sirve para explicar las desigualdades entre hombres y mujeres en la política, a partir de “prácticas culturales que las excluyen de determinadas actividades o responsabilidades por no considerarse parte de su rol” (Villanueva, 2007), generando que la ocupación de cargos públicos por parte de las mujeres sea escaza, así como la elección de mujeres en puestos directivos de partidos políticos y de órganos electorales administrativos.

Una de las medidas más importantes para mitigar los efectos de tal desigualdad en materia de representatividad adoptada en países de América Latina, ha sido la instauración de las cuotas de género que, a la larga, se han encontrado con una serie de obstáculos para su efectiva realización: desde tribunales y jurados electorales que las han aplicado de manera discrecional o las han omitido, hasta opositores que señalan que las cuotas de género3 son un atentado al principio de igualdad (Villanueva, 2007).

La adopción de las cuotas de género en la política mexicana comenzó en la década de los 80 con la ratificación4 de diversos tratados internacionales por parte del estado mexicano, a saber: la Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; y la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).

En concordancia con los tratados internacionales pactados, las leyes mexicanas tuvieron reformas en materia de cuotas de género en 1993, 1996, 2002 y 2008. Al respecto, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), realizó un estudio longitudinal donde es posible apreciar la evolución de la participación política de las mujeres en cargos públicos, específicamente diputaciones y senadurías.

 Partipacion politica de las mujeres IEXE BLog

 Partipacion politica de las mujeres IEXE BLog Fuente: PNUD, 2012.

Resulta de especial relevancia, el impacto visible de las reformas en el aumento del porcentaje de las mujeres que ocuparon cargos en las respectivas legislaturas, después del año 2000. Aunque no todos los cambios positivos hacia una igualdad en la participación política de las mujeres derivan de las modificaciones a las leyes y otros arreglos institucionales, sí representan un marco fundamental en las estructuras estatales desde donde se piensan y gestionan políticas públicas más inclusivas e integrales.

Si bien, las cuotas de género y las reformas a las leyes son muestra de la disposición hacia una igualdad en la participación política de hombres y mujeres y al mismo tiempo, expresión de una transformación de ese sistema dominado por “lo masculino”; es necesario volver sobre los diversos escenarios donde acontece lo político.

Prevalecen en el día a día, formas de convivencia, actitudes, relaciones y estereotipos de género interiorizados no sólo en hombres, sino también en las mujeres. En ese sentido, las acciones afirmativas se extienden a la sociedad, desde estructuras sociales como la familia, la pareja, la escuela y el trabajo, hasta formas más complejas de organización como los partidos políticos.

El impulso y promoción del liderazgo de las mujeres, las cuotas de género en todos los espacios de participación y otros mecanismos encaminados a mitigar la desigualdad de género, requieren la articulación de al menos tres elementos: reformas a las leyes, políticas públicas con perspectiva de género y participación ciudadana.

El objetivo final de la participación política de las mujeres y las acciones afirmativas no es un dominio de “lo femenino” sobre “lo masculino”, sino una paridad democrática, un lugar donde se tengan las mismas posibilidades de acceder a espacios de representatividad y transformación.

______________________________
1La Red21 (s.f). Países con sufragio femenino (por fecha de aprobación). Recuperado de http://www.lr21.com.uy/mujeres/371172-paises-con-sufragio-femenino-por-fecha-de-aprobacion.
2Las manifestaciones sociales y otros actos de protesta, son vistos como parte de las acciones organizadas en conjunto con la ciudadanía para incidir en sus gobiernos.

3 Las cuotas de género forman parte de las acciones afirmativas, que son dispositivos que, en términos generales, buscan la factibilidad de la igualdad entre todas las personas en los diversos espacios de convivencia. Éstas pueden ir destinadas a un grupo vulnerable específico como personas con discapacidad, mujeres, personas en situación de pobreza, etc. Las cuotas de género son un ejemplo emblemático, por su paulatina inclusión en las leyes nacionales, estatales y municipales.

4Con la ratificación que tuvo lugar a principios de la década de los 60, a diferencia de la firma de los tratados, los estados se obligan a dar cumplimiento al instrumento, así como adecuar su aparato institucional y sus leyes internas respecto a las del tratado.

Referencias:

La Red21 (s.f). Países con sufragio femenino (por fecha de aprobación). Recuperado de http://www.lr21.com.uy

MEDINA, A. (2010). La participación política de las mujeres. De las cuotas de género a la paridad. México: Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género y H. Congreso de la Unión Cámara de Diputados. LXI Legislatura. Recuperado de http://www.diputados.gob.mx

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (2012). Mujeres: Participación política en México 2012. Recuperado de: http://www.miguelcarbonell.com

VIDAL, F. (2015). La participación política en México: entendiendo la desigualdad entre hombres y mujeres. Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, 60 (223), pp. 317-356.

VILLANUEVA, R. (2007). El derecho a la participación política de las mujeres ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Apuntes sobre la igualdad. Instituto Interamericano de Derechos Humanos.

Si quieres profundizar más sobre este y otros temas, especialízate en políticas públicas con las maestrías en línea de IEXE. Para obtener más información regístrate en el siguiente formulario:
-

Suscríbete para recibir las entradas nuevas en tu correo