• 01 800-286-84-64 (222) 409-05-87

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • youtube
  • Linkedin

iconito Autor: Juan Carlos Varillas Lima
27 de junio del 2017


Hoy en día, además del gobierno de Trump en los Estados Unidos, Venezuela es el foco de atención en el continente americano debido a lo que se ha definido, por la comunidad internacional, como una severa crisis económica y humanitaria. La inestabilidad política, social y económica es producto de un proceso que ha sobrepasado los mecanismos de contención de la llamada Revolución Bolivariana.


Fuera de las sospechas sobre la desestabilización de los regímenes socialistas en América Latina (Cuba, Venezuela y Nicaragua) por entes o factores externos; lo cierto es que la burbuja ha reventado y esto ha devenido en una situación complicada para Venezuela, caracterizada por lo siguiente:

  • Una crisis económica causada por la caída de los precios del petróleo en 2016. Entre 2008 y 2016 la venta del crudo de Venezuela cayó de 48.325 a 5.291 millones de dólares (OPEP, 2017).
  • Una inflación superior a 475% para abril de 2017 (OEA, 2017).
  • La disminución de las inversiones, debido al éxodo de empresas de los sectores automotriz y aeronáutico.
  • La escasez de alimentos y medicinas en todo el país.
  • La declaración de estado de excepción y emergencia desde enero de 2017, situación que le permite al presidente Maduro gobernar mediante decretos, sin considerar a la Asamblea Legislativa.
  • Una inestabilidad política debido al desconocimiento, por parte del presidente Maduro, de la Asamblea Nacional y el llamado a la formación de un nuevo Constituyente.

Esta inestabilidad generalizada dio paso a una crisis humanitaria, debido a que las necesidades básicas de la población (seguridad, alimentación, salud, etc.) no están siendo cubiertas, ni garantizadas.

Generalmente, el gobierno de un Estado establece los mecanismos para garantizar el bienestar y la seguridad de su población, mediante diversos instrumentos como leyes, políticas públicas y acciones. Sin embargo, el gobierno de Maduro está más preocupado por solventar el periodo de crisis para legitimarse y mantenerse en el poder, que por implementar acciones para resolver los problemas públicos que se han agudizado.

Así, cabe preguntar: ¿Qué está pasando con las políticas públicas? ¿Están siendo implementadas? ¿Hay indicios de nuevas políticas públicas en respuesta a la crisis?


“Históricamente, la agenda pública de Venezuela ha estado limitada a políticas relacionadas con el crecimiento económico a través de los ingresos petroleros y se ha apostado muy poco por la atención de problemas estructurales.”


La primera impresión es que, efectivamente, en un periodo de crisis e inestabilidad de las instituciones, es muy complicado que las políticas públicas se generen o implementen con regularidad.

Sin embargo, esta crisis sólo es un punto de inflexión. Históricamente, la agenda pública de Venezuela ha derivado en políticas relacionadas con el crecimiento económico a través de los ingresos petroleros y se ha apostado muy poco por la atención de problemas estructurales como la pobreza, la desigualdad y la inseguridad; como podemos ver en la siguiente tabla:

Fuente: elaboración propia con información citada en Quevedo, 2011 y en Misión Verdad, 2014.

Ahora bien, en este momento coyuntural ¿Cómo podrían ayudar las políticas públicas?

La respuesta no es sencilla; sin embargo lo que se puede afirmar sin ninguna duda es que las políticas públicas son fundamentales para enfrentar la situación actual.

Aunque algunas políticas de corte asistencial relacionadas con subsidios sociales no estén operando por el estado de crisis; es vital que el gobierno establezca un plan de atención para la estabilización económica y financiera; así como implementar un plan de contingencia frente a la escasez de los servicios básicos de la población (alimentos y medicinas).

Los problemas de la población no pueden atenderse con acciones aisladas. Independientemente de las aspiraciones del gobierno por mantener el régimen político, es necesario apelar al funcionamiento del sistema político que garantice los mecanismos para que las leyes y las políticas públicas prevalezcan.

Sin embargo, para que una política pública pueda ser implementada, es necesario que sea respaldada por un cuerpo normativo que legitime sus acciones. Al día de hoy, esto se vuelve complicado puesto que aún no hay certeza de que las leyes que rigen Venezuela puedan tener continuidad ante la convocatoria del Presidente Nicolás Maduro para redactar una nueva constitución.

Por ello, es recomendable seguir muy de cerca lo que suceda las próximas semanas en este país para poder hacer algún tipo de predicción o análisis del futuro de las políticas públicas que sean implementadas; antes, durante y después de esta crisis política, económica y humanitaria.

Fuentes:

BASTIDAS, Oscar (2000) “Acerca del momento Nacional y las leyes de Cooperativas y de Economía Social, ¿qué y cómo hacer?” CEPAC-UCV. Caracas, Venezuela. Mimeografiado.

CHAVEZ FRIAS, Hugo (2000) “La propuesta de Hugo Chávez para transformar a Venezuela. Una revolución democrática”. Caracas – Venezuela. Pp. 29-31.

CONSTITUCIÓN DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA (1961) G. O 662, Extraordinaria, 23/01/1961. Caracas, Venezuela.

CONSTITUCIÓN BOLIVARIANA DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA (1999) G.O 36860 del 30/12/1999. Reformada y publicada en G.O. 5453 del 24/03/2000. Caracas, Venezuela.

MISIÓN VERDAD (2017). Gobierno Nicolás Maduro. Disponible en: http://misionverdad.com.

PROYECTO NACIONAL “Simón Bolívar” Primer Plan Socialista de la Nación (2007-2013)

QUEVEDO (2011). Las Políticas Públicas en Venezuela. Disponible en: http://politicaspublicasunellez.blogspot.mx


Si quieres profundizar más sobre este y otros temas, especialízate en políticas públicas con las maestrías en línea de IEXE. Para obtener más información regístrate en el siguiente formulario:
-

Suscríbete para recibir las entradas nuevas en tu correo