300 espartanos; por qué lo imposible fue posible

Autor
César Cuautle

Experto en áreas de comunicación organizacional y opinión pública. Actulamente es locutor y articulista en IEXE Universidad.

 

“Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, no debes temer el resultado de cien batallas”

Sun Tzu

 

Contar con personal altamente especializado y bien equipado, tener pleno conocimiento del campo de acción y ejercer una adecuada motivación, son tres elementos con los que las organizaciones deberían contar para manejar eficientemente las crisis que por una u otra razón puedan surgir.

Sin embargo, no siempre es posible contar con estas cualidades, ya sea por incapacidad, descuido o desinterés, inevitablemente esto dará como resultado la ineficacia en las operaciones de la empresa y un mal manejo de crisis si la hubiera. Estos tres elementos han sido clave para la supervivencia de muchas culturas desde hace siglos y uno de los mejores ejemplos de este éxito lo podemos encontrar en la batalla de las Termópilas[1], que concedió ventaja a un puñado de combatientes helenos[2] frenando el paso durante tres días al ejército del imperio persa, uno de los más grandes de la historia[3].

La especialización y el equipo

Los espartanos eran entrenados desde los 7 años para el combate y especializados para la guerra a partir de los 15, crecían, luchaban y morían con la filosofía del compañerismo, el patriotismo y el honor, además eran equipados con armaduras de bronce, espadas, escudos y lanzas de bronce y acero (Martínez, 2004). Por su parte, el ejército persa estaba conformado en su mayoría de esclavos obligados a combatir, armados con corazas de algodón, sus armas y escudos estaban hechos de madera de palma (Dubeux, 1842). En este contexto Urrea (2003) afirma que contar con personal capacitado en una organización es la herramienta más adecuada para disminuir los índices de fracaso corporativo, mediante la capacitación adecuada y constante del personal es posible que las empresas desarrollen su máximo potencial (Rueda, 2011).

El equipamiento que tenga el personal es vital para desempeñar eficientemente su trabajo, también es necesario considerar hasta qué punto las instalaciones apoyan el funcionamiento real o potencial de la organización. Por otra parte, los recursos tecnológicos abarcan todo el equipo, la maquinaria y los sistemas con que cuente la empresa para que esta opere correctamente; es necesario asegurarse de que estos estén actualizados y no representen un problema con el cual, el personal y en consecuencia la organización, deban lidiar.

El campo de batalla

Los persas aprovechaban su superioridad numérica para diseñar estrategias que anularan cualquier fuerza combativa[4] pero sus números y por lo tanto, su fuerza combativa se vieron seriamente afectados en el paso de las Termópilas, al reducirlos en ese cuello de botella. De la misma manera, tener conocimiento en el campo en el que se desarrolla la empresa siempre ofrece ventajas competitivas y la posibilidad de diseñar estrategias efectivas y exitosas.

La estrategia de una organización madura emana de la punta de la jerarquía, donde existe una perspectiva más amplia y mayor concentración del poder, en consecuencia la o las personas que ocupan la cúspide formulan estrategias integradas y si se sigue un proceso formal, se tratará de una estrategia planificada en razón de los elementos que están al alcance (Mintzberg, 1997).

La motivación

Independientemente de los preceptos sobre los que los espartanos basaban su forma de vida y por lo tanto de hacer la guerra, no hay con exactitud un documento que señale el tipo de motivación que los llevara a alcanzar el éxito. Sin embargo, el largometraje del 2006, “300”, nos ofrece algunas pistas en sus argumentos que podemos aplicar en las organizaciones. Chiavenato (2000) afirma que la motivación se relaciona con la conducta humana y es una relación basada en el comportamiento en donde éste es causado por factores internos y externos en los que el deseo y las necesidades generan la energía requerida que incentiva al individuo a realizar actividades que lograrán cumplir su objetivo (Peña, 2018). El resultado final será la creación de un vínculo significativo en los elementos necesarios para establecer la armonía y el equilibrio entre la organización y sus empleados.

Gracias a estos tres pilares, el conglomerado griego pudo evitar el paso de los invasores y darle tiempo a Grecia para resguardarse y salvarse de la destrucción, colocando en jaque al imperio más poderoso del momento y haciendo posible lo que se pensaba imposible. Del mismo modo las organizaciones deben ser conscientes de los retos que implica sobresalir, posicionarse, manejar adecuadamente las crisis y alcanzar el éxito. Profesionalizar a los colaboradores, diseñar estrategias y motivar no es una fórmula que garantice 100% el éxito, pero sí son elementos que deben tomarse muy en serio y muy en cuenta.

Notas

[1] Proviene de “Thermopylai” que significa “puertas calientes” es una estrecha entrada situada en la región septentrional de Grecia central, debe su nombre de puerta por su condición de ruta natural que lleva hacía el centro o sur de Grecia y calientes por la presencia de manantiales de aguas sulfurosas (Cartledge, 2011)

[2] En realidad, el bando griego contaba con aproximadamente 7,000 soldados provenientes de Tespia, Focea, Tebas, Atenas y Esparta (Vidal, 1992)

[3] Los historiadores concluyen que Jerjes reunió un ejército que debía oscilar entre los 90,000 y los 300,000 efectivos provenientes de todas las regiones que conformaban el imperio (National Geographic, 2019)

[4] La caballería era la principal fuerza de combate persa, se apoyaban de campo abierto para rodear y neutralizar al enemigo

Referencias

Cartledge, P. (2011). Termópilas: La batalla que cambió al mundo. Barcelona: Ariel.

Dubeux, L. (1842). Historia de la Persia. Barcelona.

Martínez, M. G. (2004). Ritos de armas en la edad del hierro. Madrid: Ediciones Polifemo.

Mintzberg, H. (1997). El proceso estratégico. México: Prentice Hall Hispanoamérica.

National Geographic. (18 de Junio de 2019). La batalla de las termópilas: los héroes de esparta. Obtenido de Historia: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/batalla-termopilas-heroes-esparta_14501

Peña, H. (2018). Motivación laboral. Elemento fundamental en el éxito organizacional. Revista Scientific, 177-192.

Rueda, J. (2011). La profesionalización, elemento clave del éxito de la empresa familiar. Revista científica Visión de futuro, 1-19.

Vidal, P. (1992). La democracia griega, una nueva visión. Ensayos de historiografía antigua y moderna. Madrid.

Comentarios

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
1
¿Necesitas ayuda?
¡te ayudamos!
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.