COVID-19 y la ciudad de Puebla: el enemigo está en el aire

COVID-19 y la ciudad de Puebla: el enemigo está en el aire

Seguramente recordaremos por un largo tiempo aquellas imágenes que mostraron por primera vez en décadas, escenarios como los canales de Venecia con el agua transparente, los avistamientos en algunas playas o puertos del mundo donde ballenas y delfines se han regocijado con la calma de sus aguas, o también, aquellos contextos urbanos en los que, por fin, tras muchos años de buscar formas de bajar las emisiones de carbono, es posible apreciar la claridad del paisaje y la limpieza del aire.

Diversos medios de comunicación así como centros de investigación en todo el globo han difundido algunos otros efectos[1] —además del económico[2]— derivados del confinamiento provocado por el COVID-19, entre los que despuntan la disminución de la contaminación y el mejoramiento de la calidad del aire, especialmente en las ciudades más grandes y con mayores niveles de polución, siendo Nueva Delhi, India, uno de los ejemplos más emblemáticos (Nieuwenhuijsen, 2020; Braddick, 2020; Lewis, 2020)[3].

Fuente: imagen tomada del reportaje de Lewis (2020) en CBS News. Nueva Dehli, India.

¿Por qué debería importarnos semejante situación? El tema de la contaminación no es una novedad, pero lo es la existencia de argumentos científicos que establecen una correlación entre la calidad de aire y las posibilidades de enfermarse por COVID-19 (Barbiroglio, 2020).

Sin duda los impactos económicos a causa de la pandemia han sido y son de las más profundas y sentidas consecuencias, así como los millones de víctimas mortales en el mundo; no obstante, el mejoramiento del medio ambiente también se ha posicionado como una lección y un reto de inmediata atención, al hacer visibles las huellas que dejan nuestras formas de producción y consumo poco sustentables, además de la trascendental importancia que tiene en la salud de todas las personas.

De acuerdo con investigaciones realizadas por la European Public Health Alliance (EPHA), el Centre for Research on Energy and Clean Air (CREA) e información emitida por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (2020), hay motivos para pensar que el riesgo de contraer el virus aumenta en ciudades que presentan mayores niveles de polución.  Si bien, no se han realizado pruebas contundentes con el COVID-19, si hay evidencia de que las personas que viven dichas urbes, presentan enfermedades respiratorias con más frecuencia (Barbiroglio, 2020; McGrath, 2020). Como argumentan Ortinez et. al. (2020):

 

[…] los contaminantes atmosféricos son un factor que impacta en la salud humana incrementando el riesgo de aparición y complicación de varios padecimientos. Aún sin la pandemia, vivir en sitios con contaminación del aire se ha vinculado con tasas más altas de enfermedades pulmonares como asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) (Cohen et al. 2017, WHO 2017). La exposición a partículas finas (PM2.5), ozono y otros componentes del aire contaminado provocan procesos de estrés oxidante e inflamación de las vías respiratorias y los pulmones ocasionando efectos adversos a la salud de las personas en el corto y largo plazo.

 

Las ciudades que tienen mayor cantidad de PM10 y PM2.5 suspendidas en el aire a consecuencia de sus actividades económicas que involucran a diversas industrias, así como el uso de medios de transporte y la poca regulación sobre las emisiones de dióxido de carbono, dióxido de nitrógeno y otras sustancias[4], son más propensas a contagiar a sus habitantes porque las gotículas a través de las cuales se disemina el virus, son más susceptibles a quedar suspendidas en el aire por más tiempo (Barbiroglio, 2020; Ortinez et.al., 2020).

La calidad del aire y sus políticas

Un mes antes del confinamiento obligatorio que trajo el COVID-19, el estado de Puebla reconocía la necesaria intervención del gobierno en materia de regulación contaminante para el mejoramiento de la calidad del aire, esto, derivado no solo de dicho escenario, sino de la falta de cumplimiento a la norma por parte de los centros de verificación vehicular.[5]

En la última década, la ciudad de Puebla -y el estado en general- ha presentado niveles de contaminación atmosféricos, que la han posicionado entre las que poseen peor calidad del aire, lo que también han aumentado los riesgos a la salud de sus pobladores y una serie de medidas de prevención y alertas frente a contingencias ambientales en la entidad.

El tema de medio ambiente en el estado de Puebla, ha sido desestimado en varias ocasiones por las administraciones locales y estatales en sus respectivos periodos, y subvalorado por sus ciudadanos a causa de la falta de información disponible, así como su difusión y concientización sobre la problemática no solo por cuestiones de limpieza, sino por su estrecha vinculación con la salud pública.

A inicios del 2020, el director del Departamento de Condiciones Meteorológicas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Raciel Flores Quijano, señalaba algunos de los pendientes que tiene el gobierno del estado en la materia, que van desde vacíos informativos, hasta la falta de infraestructura que permita obtener datos fidedignos de la calidad del aire en la entidad (Tenahua, 2020; Nucamendi, 2020).

A saber, a causa de los cambios a la Norma Oficial Mexicana de Emergencia NOM-EM-167-SEMARNAT-2016, fueron establecidas nuevas y más rígidas disposiciones respecto a los parámetros de contaminación permitidos y que son guía del proceso de verificación vehicular, y otros como la implementación de monitores de emisiones contaminantes a bordo y la instalación de más y mejores estaciones de monitoreo de la calidad del aire para su mejoramiento (Viñas, 2016).

No así, en el foro “Calidad del Aire Obligación Compartida” realizado en 2019 en el Congreso de Puebla, Cintia Flores Cerón, miembro de la organización Emergente Ambiental, señaló la falta de estaciones que requiere la entidad para un monitoreo adecuado y veraz, pues de las 14 necesarias, solo se contaban con cinco en la fecha enunciada (Camacho, 2019).

El “no circula” en Puebla y sus tensiones

En el marco de lo anterior, no debería sorprendernos la medida más reciente por parte del gobierno estatal, para hacer efectivo el confinamiento de los poblanos en sus hogares, quienes además, hasta hace poco, se encontraban en los primeros lugares de las entidades que más caso omiso han hecho a las recomendaciones de “Su sana distancia” y “Quédate en casa”.

El “No circula” dispuesto en la entidad, más allá de provocar un debate y enemistad entre la ciudadanía y efectos negativos en sus bolsillos[6], cobra mayor sentido en términos de salud pública. Visto desde este ángulo, esta medida parece contribuir positivamente al bienestar de los poblanos, si bien, no por vía de la movilidad[7], sino del mejoramiento de la calidad del aire por la reducción de emisiones de carbono al ambiente y, en consecuencia, la disminución de los riesgos a la salud.

Reflexiones

Numerosas y complejas son las lecciones que va dejando la pandemia a su paso, efectos en todas las escalas, locales y globales. En el tema del medio ambiente, investigadores en todo el mundo están tomando apuntes de las acciones para mitigar la contaminación, las cuales, puedan abonar al diseño de mejores políticas públicas que tomen en cuenta la dimensión sistémica de nuestro planeta y con ello, no esperar ni celebrar otros escenarios de emergencia como el del COVID-19, para empezar a implementar políticas más eficientes que coadyuven al saneamiento de nuestro aire.

Notas

[1] Puedes profundizar al respecto consultando el artículo Strike Uno: Petróleo, Strike Dos: Remesas, Strike Tres: Turismo. La Economía Mexicana en Crisis en el Marco de la Pandemia, disponible en https://www.iexe.edu.mx/pagblog/strike-uno-petroleo-strike-dos-remesas-strike-tres-turismo-la-economia-mexicana-en-crisis-en-el-marco-de-la-pandemia.html

[2] Consulta el artículo La Última Batalla Contra el COVID-19 y sus Daños Colaterales. Disponible en https://www.iexe.edu.mx/pagblog/la-ultima-batalla-contra-el-covid-19-y-sus-danos-colaterales.html

[3] La BBC News publicó un reportaje en el que es posible apreciar “el antes y el después del confinamiento”, distintos lugares de numerosos y constantes flujos de personas, el cual, puedes consultar en la siguiente liga: https://www.bbc.com/mundo/noticias-51955565

[4] […] son cuerpos sólidos o líquidos que se encuentran expandidos en la atmósfera (…) las partículas suspensivas PM2.5 son consideras como el contaminante con mayor impacto en la salud (…) mientras más pequeño sea su diámetro aerodinámico mayor será su capacidad de penetrar a áreas más profundas del sistema respiratorio.

Las PM10 son de diámetro menor o igual a 10 micrómetros, que son consideradas como partículas finas; y las PM2.5 son de diámetro menor o igual a 2.5 micrómetros, es decir, partículas ultrafinas. Son emitidas por las actividades humanas o se pueden formar en la atmósfera por reacciones químicas y son las más dañinas (…) sus componentes mayoritarios son sulfatos, nitratos, amonio, sodio y cloro, carbón elemental, carbón orgánico, componentes minerales y agua, mientras que sus compuestos minoritarios son los elementos traza como el plomo, cadmio, mercurio, níquel, cromo, zinc, magnesio y los orgánicos traza como hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y alifáticos, los aldehídos, los ácidos carboxílicos y las cetonas (Pontaza, 2019).

[5] En marzo fue anunciada la clausura de los centros de verificación en la entidad pues no cumplieron con los criterios establecidos por PROFEPA. Consulta https://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/clausura-concesion-17-verificentros/

[6] Consulta el artículo ¿Contribuirá la Política de “Hoy No Circula” a la Contención de la Pandemia en Puebla? Disponible en https://www.iexe.edu.mx/pagblog/contribuira-la-politica-de-hoy-no-circula-a-la-contencion-de-la-pandemia-en-puebla.html

[7] Consulta el artículo El Fracaso de Susana Distancia: La Inocencia en la Toma de Decisiones. Disponible en https://www.iexe.edu.mx/pagblog/el-fracaso-de-susana-distancia-la-inocencia-en-la-toma-de-decisiones.html

Referencias

Barbiroglio, E. (20 de marzo de 2020). People Living In Polluted Cities May Be At Higher Risk From COVID-19. Obtenido de Forbes: https://www.forbes.com/sites/emanuelabarbiroglio/2020/03/20/people-living-in-polluted-cities-are-at-higher-risk-from-covid-19/#53172ce34b99

Braddick, I. (13 de abril de 2020). Himalayas come into view for first time in 30 years in northern India as lockdown leads to drop in air pollution. Obtenido de Evening Standard: https://www.standard.co.uk/news/world/himalayas-india-air-pollution-clear-view-coronavirus-lockdown-a4413191.html

Camacho, M. (2 de julio de 2019). PUEBLA TIENE UN DÉFICIT DE NUEVE ESTACIONES DE MONITOREO DEL AIRE; SÓLO CUENTA CON CINCO: ESPECIALISTA. Obtenido de La Jornada de Oriente: https://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/estaciones-monitoreo-aire/

Lewis, S. (12 de mayo de 2020). Carbon emissions in India are down for the first time in four decades. Obtenido de CBS News: https://www.cbsnews.com/news/coronavirus-lockdowns-carbon-emissions-india-down-first-time-four-decades/

McGrath, M. (19 de marzo de 2020). Coronavirus: Air pollution and CO2 fall rapidly as virus spreads. Obtenido de BBC News: https://www.bbc.com/news/science-environment-51944780?utm_campaign=Carbon%20Brief%20Daily%20Briefing&utm_medium=email&utm_source=Revue%20newsletter

Nieuwenhuijsen, M. J. (25 de marzo de 2020). COVID-19 en las ciudades: ¿Cómo está afectando la pandemia a la salud urbana? Obtenido de Instituto de Salud Global Barcelona: https://www.isglobal.org/healthisglobal/-/custom-blog-portlet/covid-19-en-las-ciudades-como-esta-afectando-la-pandemia-a-la-salud-urbana-/4735173/0

Nucamendi, M. (25 de enero de 2020). Incierta, la calidad del aire en Puebla: Greenpeace. Obtenido de El Popular: https://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:gyDlJFMbf7UJ:https://www.elpopular.mx/2020/01/25/local/incierta-la-calidad-del-aire-en-puebla-greenpeace+&cd=3&hl=es-419&ct=clnk&gl=mx

Ortinez, A., Villegas, A., Martínez, A., Gutiérrez, A. L., De Vizcaya, A. R., Riojas, H., . . . Ángel, d. (5 de abril de 2020). Coronavirus SARS-CoV-2, contaminación atmosférica y riesgos a la salud. Obtenido de Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático: https://www.gob.mx/inecc/documentos/coronavirus-sars-cov-2-contaminacion-atmosferica-y-riesgos-a-la-salud

Pontaza, D. (17 de mayo de 2019). ¿Qué son las partículas suspendidas PM 2.5? Obtenido de Tec Review: https://tecreview.tec.mx/las-particulas-pm-2-5-afectan-al-valle-mexico/

Tenahua, A. (1 de enero de 2020). Contingencia ambiental en 2020, “el doble de grave”. Obtenido de Milenio: https://www.milenio.com/politica/comunidad/preve-puebla-contingencia-ambiental-2020-upaep

Viñas, J. (13 de junio de 2016). Puebla es la cuarta ciudad con peor calidad de aire, alertan. Obtenido de E-consulta: https://www.e-consulta.com/nota/2016-06-13/ciudad/puebla-es-la-cuarta-ciudad-con-peor-calidad-de-aire-alertan

0

Comentarios

Mónica C. Palma Rivera

Sobre el autor

Comunicóloga, maestra en Ciencias Sociales y Humanidades, sus campos de interés son los estudios culturales, los estudios subalternos y las organizaciones de la sociedad civil. Docente y escritora amateur, tiene debilidad por las antigüedades.  

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.