¿Cuál es la capital estatal con mayor violencia doméstica contra la mujer en el país? Primer semestre 2020

¿Cuál es la capital estatal con mayor violencia doméstica contra la mujer en el país? Primer semestre 2020

08.09.2020

Autor
Javier Rodríguez Domínguez

Experto en materia de seguridad pública, prevención del delito y la adminstración pública. Actualmente es docente y asesor en temas de administración, seguridad pública y ciencias policiales en IEXE Universidad.

 

Uno de los principales retos que ha enfrentado el Estado Mexicano durante los últimos años ha sido superar la desigualdad entre hombres y mujeres, por lo cual, ha creado leyes, programas y acciones de gobierno buscando erradicar ese cáncer social que día a día vulnera los derechos de la mujer.

Lo anterior ha generado diversas manifestaciones de colectivos feministas en aras de hacer un espacio para que sus demandas sean escuchadas, para visibilizar de manera más contundente el problema, para poner al centro de la política pública del Estado la protección a la mujer en su valor fundamental, la vida.

Mucho se ha cuestionado la actuación estatal para mejorar las condiciones y calidad de vida, que va mucho más allá de la impartición de justicia al momento de ser víctimas del delito En muchas de las ocasiones, el gran enemigo de las mujeres se encuentra en casa, es en ese espacio en donde se supone deberían de sentirse más seguras que se les vulnera con mayor frecuencia.

Si bien es cierto que existen logros para erradicar la violencia contra la mujer, también es cierto que aún quedan muchos pendientes, pero no todo depende de las autoridades, mucho depende de la sociedad y dejar a un lado la misoginia y el machismo, desestimar los imaginarios respecto a  la guerra de sexos.

Derivado de lo anterior se presenta un análisis de los municipios capitales que tienen mayor violencia familiar cuyosresultados son sorprendentes.

¿Qué es la violencia en el ámbito familiar?

Para empezar, definamos qué es la violencia en el ámbito familiar, con base en el artículo 7 de la “Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia” (LGAMVLV) publicada en el 2007, la violencia en el ámbito familiar se entiende como:

el acto abusivo de poder u omisión intencional, dirigido a dominar, someter, controlar, o agredir de manera física, verbal, psicológica, patrimonial, económica y sexual a las mujeres, dentro o fuera del domicilio familiar, cuyo Agresor tenga o haya tenido relación de parentesco por consanguinidad o afinidad, de matrimonio, concubinato o mantengan o hayan mantenido una relación de hecho

Derivado de lo anterior, se establecen los tipos de violencia, mismos que abordaremos líneas más adelante, pero el elemento sustancial de tal definición es que el agresor tenga algún tipo de parentesco con la víctima, ya sea por cuestiones de consanguinidad o por una relación de tipo afectiva.

Lo que coloca como referíamos al principio de este análisis a la mujer en una situación vulnerable al interior del hogar, situación que es completamente ajena a los hombres, pues para ellos es mayor peligro se encuentra fuera del ambiente familiar.

Tipos de violencia

La misma Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, establece cinco tipos de violencia: Psicológica, Física, Patrimonial, Económica y Sexual, sin dejar a un lado otros tipos de violencia contra la mujer, la ley coloca en el objeto de la misma erradicar por lo menos los cinco tipos mencionados.

Te has preguntado ¿a qué corresponde cada tipo de violencia? Veamos algunos ejemplos para tener mayor claridad con relación al tema:

  • Violencia psicológica

Este tipo de violencia se presenta con mucha frecuencia y aunque parece invisible, vulnera la estabilidad emocional de las mujeres, las limita y genera desconfianza en ellas mismas, pérdida de autoestima, depresión, ansiedad y una gran necesidad de aceptación por parte de su pareja.

Como ejemplos de lo anterior podemos apreciar las restricciones al momento de vestir, limitaciones de amistades (hombres o mujeres), revisión de las redes sociales y equipos móviles, celos sin razón, intimidación y amenazas, relaciones tóxicas como se conocen en la actualidad, lo que en el peor de los casos, puede llevar a una mujer al suicidio.

  • Violencia Física

Es cualquier daño que se produce de manera voluntaria, ya sea por golpes o por medio de algún tipo de instrumento, el cual, puede causar lesiones externas como moretones, escoriaciones y cortaduras o lesiones internas como ruptura de huesos o articulaciones, pudiendo llegar a provocar lesiones permanentes o que pongan en peligro la vida.

Para ejemplificar lo anterior vale la pena recordar el caso de María Elena “N”, saxofonista del estado de Oaxaca a quien su ex pareja sentimental mandó a un sujeto a quemarla con ácido, causándole graves lesiones en el rostro, brazos y piernas. Sin embargo, María Elena no ha sido la única víctima de ataques de ese nivel de brutalidad.

Esta forma de violencia exacerbada hacia las mujeres, puede, en el punto más álgido, convertirse en un feminicidio.

  • Violencia Patrimonial

Es cualquier acto u omisión que afecta la supervivencia de la víctima. Se manifiesta en: la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima (artículo 6º, frac. III, LGAMVLV).

Este tipo de violencia se presenta con frecuencia en las redes de trata de personas, donde a las mujeres les retiran su documentación oficial, con el objetivo de que no se puedan fugar ni recurrir a las autoridades correspondientes y por otro lado, también ocurre cuando a las mujeres les limitan o retiran los recursos que ellas obtienen por medio de su actividad laboral.

  • Violencia Económica

Es cualquier acción u omisión encaminada a limitar el acceso a recursos económicos a la víctima a fin de generar dependencia económica y la incapacidad de alejarse del lazo que la une al victimario por falta de recursos para garantizarse una calidad de vida digna para ella y sus hijos en caso de tenerlos.

Este tipo de situaciones se presentan con mayor frecuencia en comunidades de tipo rural, donde los espacios de oportunidad laboral para las mujeres se ven limitados a las labores del hogar o trabajos mal remunerados y en ocasiones sin pago de por medio, ejemplos de lo anterior se refleja en salarios desiguales para hombres y mujeres por el mismo empelo y actividades desempeñadas.

Afortunadamente en espacios urbanos este tipo de violencia se percibe con menor frecuencia que en comunidades rurales, ya que los entornos urbanos existen más lugares y oportunidades laborales para que las mujeres reciban salarios dignos, ocupen posiciones directivas y sean dueñas de sus propios medios de producción.

  • Violencia Sexual

Tiene como objeto denigrar a la mujer y colocar al hombre en un nivel de supremacía frente a la víctima, en la cual, lesionan su integridad, libertad e integridad física. Uno de los principales problemas con este tipo de delitos es que se dan al interior del seno familiar o por personas conocidas, que aprovechan dicha situación y ante la falta de denuncia por miedo o vergüenza, estos crímenes tienen un alto nivel de impunidad.

Uno de los delitos de tipo sexual que causan mayor daño psicológico y en la integridad y autoestima de la víctima es la violación, pero otros como el acoso y hostigamiento sexual, son una constante en oficinas públicas y en la calle, transporte público, plazas comerciales y prácticamente en cualquier lugar donde convivan hombres y mujeres.

¿Cuál es la capital estatal con mayor violencia familiar?

Te has preguntado ¿cuál de las capitales de las entidades federativas de nuestro país tiene mayor incidencia en violencia familiar?

Los resultados son inesperados, pues cuando platicamos de violencia contra la mujer, feminicidios, desapariciones, entre otros tipos de violencia, automáticamente pensamos en estados con alta presencia de delincuencia organizada, o en la entidades federativas o municipios con mayor cantidad de población, sin embargo, los resultados que ahora verás son diferentes a lo que se pensaba.

Los datos son del secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y corresponden al primer semestre del año 2020.

 

Fuente: Elaboración propia con información del SESNSP.

Vale la pena aclarar que la Ciudad de México no fue considerada dentro de este análisis pues por sus condiciones políticas y demográficas, requiere de un estudio y abordaje diferente.

Como se puede apreciar y de manera sorpresiva San Luis Potosí es la capital estatal donde se presentó la mayor cantidad de denuncias por violencia familiar en todo el territorio mexicano, con un total de 1,756, seguido de Durango con 1,650 y Mexicali con 1,604 denuncias.

Por el contrario, las capitales que menos denuncias tuvieron por violencia familiar fueron los municipios de Tlaxcala con una sola denuncia, seguido de Campeche con 17 y Tepic con 207.

Si bien, en el tema de feminicidios las entidades federativas que cuentan con mayor número son el estado de México, Veracruz y Puebla, sus capitales no se encuentran dentro de los municipios capital donde se presenta con mayor frecuencia el fenómeno de la violencia en el ámbito familiar contra la mujer.

En este escenario, que en apariencia puede resultar paradójico, se hace visible la complejidad que entraña la violencia contra las mujeres, sus tipos y modalidades. Es decir, cada tipo de delito tiene causas y efectos múltiples, por lo que no se pueden equiparar ni los análisis, ni las políticas públicas, programas y acciones de gobierno, pues se requiere un estudio más profundo del fenómeno, que va mucho más allá de discursos en favor de erradicar las causas de la violencia contra la mujer.

Conclusión

Erradicar la violencia contra la mujer no sólo es un pendiente de los tres órdenes de gobierno, es una lucha social por garantizar los derechos humanos de las mujeres a que vivan libres de violencia en todos los entornos, que tengan la tranquilidad de acudir a sus centros de trabajo sin ser presionadas a realizar nada contra su voluntad o que atente contra su dignidad.

Se trata, de que pueden subir al transporte público o caminar por la calle sin que nadie atente contra su dignidad e integridad, o sean víctimas de tocamientos que atentan contra su pudor y mucho menos, que vivan con miedo en el hogar de ser acosadas, violadas o privadas de la vida.

La erradicación de cualquier forma de violencia contra las mujeres, así como la garantía y protección de sus derechos son una tarea donde todos podemos y debemos contribuir.

Y tú, ¿ya imaginabas que San Luis Potosí era la ciudad capital con mayor violencia familiar durante el primer semestre del 2020?

Referencias

Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Recuperado de: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGAMVLV_130420.pdf Consultado el 31 de agosto de 2020.

0

Comentarios

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.