¿Estamos Frente a la Siguiente Revolución Educativa en México?

México y el mundo están enfrentando un reto difícil de descifrar, una contingencia que está golpeando brutalmente a los sectores económico, social y cultural; sin embargo, un aspecto que no ha sido tan mediático es la manera tan drástica en cómo esta situación está cambiando nuestra concepción de la educación; lo que plantea la posibilidad de que estemos de cara a una innovación sin precedente que lleve a la trascendencia de los procesos educativos.

De acuerdo a la UNESCO, en 119 países, más de 861.7 millones de niños y jóvenes han sufrido las consecuencias de esta pandemia, entre ellas las que tienen que ver con su educación. En este sentido, se podría pensar que la principal problemática que enfrentan estos niños y jóvenes, está relacionada con la carencia de las herramientas necesarias para adecuar los procesos de enseñanza-aprendizaje presenciales a una modalidad a distancia, sin embargo, quizá la problemática más importante tenga que ver con la capacidad de los estudiantes, padres de familia y profesores para utilizar dichas herramientas y asumir esta modalidad.

Las personas no estaban preparadas para asimilar este cambio, sin embargo la pandemia nos ha obligado a modificar la forma de concebir la práctica educativa, llevándonos a repensar en cómo educar y para qué hacerlo. Hasta hace unas semanas, una voz común era la de aquellas personas que aún desconfiaban de la eficacia de la educación en línea para lograr un aprendizaje realmente significativo, sin embargo hoy es una necesidad imperiosa que, de forma irónica, es la respuesta para reducir la distancia ante la difícil prueba que enfrenta el sistema educativo en general.

Esta crisis, más allá de las repercusiones que está dejando a su paso, es una oportunidad con un claro beneficio que, sin duda alguna, apunta hacia una revolución educativa. Este es el momento de lograr un cambio real y disminuir la desigualdad de condiciones que aquejan en este momento a niños y jóvenes que no tienen acceso a la tecnología y a muchas instituciones que no han logrado implementar las estrategias necesarias para dar continuidad a los programas educativos; es así que frente a nuestros ojos se está construyendo un nuevo paradigma educativo “utópico” que, por cierto, ya se requería desde hace varios años.

La labor de docentes, pedagogos e instituciones es fundamentar este nuevo paradigma en los cambios pedagógicos que demanda no solo el futuro, sino el presente; considerando los avances tecnológicos y la diferencia que existe en los intereses de los estudiantes, sus formas de aprender, las competencias que demandan de acuerdo al contexto en el que se desenvuelven, además de las exigencias de las nuevas generaciones ante un mundo globalizado.

Lo anterior atenderá a soluciones creativas sustentadas en el aprendizaje virtual y en una reducción de brechas digitales, como afirma Tintaya (citado en Martínez, 2008), la educación a distancia deberá considerarse como la modalidad de enseñanza que tiene como base la inteligencia-imaginación  del  ser  humano y que promueve la construcción de conocimientos mediante la creación de redes de comunicación sin límite en tiempo y espacio, favoreciendo satisfactoriamente a una proyección personal y profesional que no tiene fronteras.

 

Referencias bibliográficas 

Martínez, C. (2018). La educación a distancia: sus características y necesidad en la educación actual. Educación, 17(33), 7-27.

Comentarios

Alhelí Espinosa Jaimes

Sobre el autor

Doctorante en Educación por la UPAEP y la Universidad de Alcalá de Henares. Experta en áreas diseño curricular y gestión educativa. Es directora académica en IEXE Universidad y lectora comprometida de libros de filosofía.  

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.