Hola, nueva normalidad, ¿y ahora qué sigue con la pandemia?

Hola, nueva normalidad, ¿y ahora qué sigue con la pandemia?

El 1 de junio iniciamos una nueva etapa de la pandemia por COVID-19, denominada “nueva normalidad” que tiene como planteamiento principal regresar gradualmente a las actividades de la vida pública, sin embargo, el subsecretario de prevención y promoción de la salud, Hugo López-Gatell afirmó que el hecho de haber concluido la jornada nacional de sana distancia implementada desde el 23 de marzo, no significa que la pandemia ha terminado y que, incluso, le faltan aún varios ciclos de transmisión en distintas partes del país por lo cual, todos los estados de la república, iniciaron esta nueva normalidad con alto riesgo.

Aunque parece que la pandemia no tiene fin, el estar bien informados sobre cómo evoluciona en nuestro país es de suma importancia para conocer los riesgos que implica el regreso a actividades, por ello, debemos entender algunos datos para no confundirnos sobre la situación en México.

  1. Las cifras

Algunas veces los medios de comunicación presentan titulares escandalosos que alertan a la ciudadanía sobre “n” cantidad de decesos, afirmando que sucedieron de un día a otro, sin embargo, no es así en todos los casos.

Los datos recaudados por la secretaría de salud federal tienen un desfase en los registros públicos de al menos 14 a 18 días, determinaron Jorge Andrés Castañeda, profesor de la Universidad Iberoamericana y Sebastián Garrido, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas, por lo cual las cifras que presentan las autoridades sanitarias todos los días, deben ser recolocadas en la fecha en la que realmente sucedió el fallecimiento.

Este desfase se da, debido a que los registros de defunción en México deben ser validados por dos sistemas de información: 1. el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Respiratorias, Sisver, y 2. por la Red de Defunciones Sujetas a Vigilancia Epidemiológica, Redeve, que a su vez,  obtiene información de las unidades médicas y las jurisdicciones sanitarias.

Los investigadores analizaron las bases de datos de la dirección general de epidemiología y de la secretaría de salud, lo que les arrojó que solo un porcentaje de los fallecimientos reportados de un día a otro corresponden a muertes durante esas 24 horas, es decir, la mayoría de los decesos son resultado de incorporar a las bases de datos, fallecimientos previamente registrados por los estados.

Por ejemplo, según los datos presentados por las autoridades de salud federal, el 3 de junio se registraron once mil 729 fallecimientos, mil 92 decesos más que los reportados el 2 de junio, siendo “el día” con más muertes reportadas hasta ese momento, pero esta cifra no corresponde necesariamente a que esos decesos hayan ocurrido de un día a otro, sino que pudieron suceder en un periodo de hasta tres semanas previas.

La fecha que se tiene como el día con más defunciones que sí ocurrieron en 24 horas hasta el momento, fue el 8 de junio con 475 fallecimientos registrados.

Incluso, el subsecretario de prevención y promoción de la salud, Hugo López-Gatell ha dicho que sí existe una subestimación de los datos, y que esto se da en todos los países del mundo, aunque en diferente escala de rezago.

  1. Los colores de la pandemia

Mientras la pandemia continúa, debemos estar alerta de un semáforo epidemiológico implementado por la secretaría de salud federal, cuyo objetivo es informar, de forma visual, en qué momento de la crisis se encuentra cada entidad federativa.

Este semáforo está compuesto por  cuatro colores que muestran el nivel de riesgo de contagio: Rojo que significa alerta máxima, naranja representa un riesgo alto, amarillo un riesgo intermedio y verde un riesgo bajo.

Sin embargo, este semáforo estará sujeto a lo que decidan los gobernadores de las entidades federativas, y de manera progresiva, las autoridades locales informarán qué actividades podrán reanudar operaciones a partir de cuatro indicadores: 1. tendencia de ocurrencia de caso 2. Tendencia de hospitalización 3. Porcentaje de ocupación hospitalaria y 4. Detección de nuevos casos.

Lo ideal es atender a lo establecido por las autoridades de cada entidad pues son estas las que decidirán qué color se aplicará dependiendo de las necesidades de cada estado; por ejemplo, en el caso de Puebla, el gobernador Miguel Barbosa anunció que por medio de decretos se definiría el regreso de ciertas actividades económicas y sociales en el estado.

  1. El cubrebocas se vuelve parte del outfit diario

Pese a que al inicio de la pandemia en México, las autoridades sanitarias no impusieron el uso obligatorio del cubrebocas o mascarilla, puesto que determinaron que podría generar una falsa confianza en las personas, a finales de abril se indicó que el tapabocas sí sería de utilidad para evitar contagios.

Un estudio publicado en la revista científica estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences, indicó que el COVID-19 puede viajar en partículas muy pequeñas por medio del aire, las cuales son llamadas PM 2.5 debido a que miden menos de dos micras y media, sin embargo, apuntó a que la mascarilla puede evitar su entrada a las vía respiratorias.

El tamaño de estas partículas son similares a las que provocan una mala calidad del aire y, por ende, diversas enfermedades en la población, por lo tanto, se pudo comprobar la eficacia del cubrebocas durante la pandemia.

Aunque investigadores del centro de innovación en metainvestigación de Stanford aseguran que el uso del cubrebocas no es una medida determinante para definir la forma de propagación si no se acompaña con otras como distanciamiento social e higiene, coinciden en que juega un papel importante para desacelerar la propagación del COVID-19.

  1. Las noticias falsas

Finalmente, es importante señalar que, si bien, las redes sociales ayudan a difundir con mayor rapidez la información sobre el COVID-19, algunas veces esos datos no son útiles y es preferible consultar sitios que tengan procesos de verificación o los sitios oficiales de las autoridades de salud para no caer en las llamadas fake news.

Un ejemplo es “Verificovid”, integrado por un grupo de periodistas, comunicólogas, diseñadoras y médicos que participaron en Verificado 2019, que tuvo por objetivo combatir la desinformación desde la sociedad civil. (Verificovid, 2020)

Este equipo de especialistas monitorea la información que circula en redes sociales y medios digitales, la verifica con un equipo médico y generan materiales con información sobre su veracidad. Además busca amplificar las buenas prácticas en el comportamiento individual para disminuir el contagio.

Las verificaciones van desde supuestos descubrimientos científicos de medicamentos contra el coronavirus, hasta investigaciones sobre cadenas o notas de voz que circulan en WhatsApp sobre conspiraciones en medio de la pandemia.

Si bien, ya nos despedimos de Susana Distancia, no debemos olvidar que, en la medida de lo posible, aún es indispensable quedarnos en casa, seguir las medidas de higiene como el lavado de manos, el uso de gel antibacterial, la implementación del cubrebocas y mantener distancia con las personas en espacios públicos por un radio de al menos un metro y medio; sobre todo queda esperar pacientemente a que la curva se estabilice o, deseablemente, registre una baja considerable, para regresar progresivamente a las actividades “normales”, mientras tanto, seguir bien informados y no difundir información sin antes verificarla es nuestra responsabilidad.

Referencias

Garrido, S; Castañeda, J (2020) ¿Cómo entender los datos de defunciones por COVID-19 en México? Taller de Datos. Revista Nexos. Recuperado de https://datos.nexos.com.

Molina, M; Lib, Y; Wangd, Y; Zhanga, R; Zhangc, A; (2020) Identifying airborne transmission as the dominant route for the spread of COVID-19. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. Recuperado de https://www.pnas.org/content/early/2020/06/10/2009637117

VERIFICOVID (2020) Quiénes somos. Recuperado de: https://verificovid.mx/

Secretaría de Salud. (2020) Semáforo de riesgo epidemiológico. Recuperado de https://www.gob.mx/salud

0

Comentarios

Diana Bautista Villagómez

Sobre la autora

Comunicóloga, Maestra en Periodismo Político, redactora, locutora y columnista. Con Experiencia en medios de comunicación y cazadora de noticias 24/7. Apasionada de la radio y docente por vocación. Aficionada del futbol soccer y de la NFL.

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.