Los hechos valen más que mil palabras…

Los hechos valen más que mil palabras…

25.08.2020

Autor
Luis Hernández Gómez

Especialista en la gestión de instituciones públicas y seguridad pública. Actualmente se desempeña como docente en IEXE Universidad a nivel licenciatura, maestría y doctorado.

Era sábado por la mañana, Pedro Pérez se levantó muy temprano para lavar su auto y salir a pasear en familia por la ciudad; sin embargo, al salir de su casa, su tranquilidad se transformó en frustración e impotencia, al percibir que su carro ya no tenía llantas…

Diariamente, los ciudadanos estamos expuestos a diversas circunstancias de inseguridad pública que afectan nuestra vida, nuestro hogar y nuestros bienes, por supuesto, esto no es característica del gobierno en turno ni de un partido político.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública 2019 (ENVIPE), reporta que más de 24 millones de mexicanos fueron víctimas de algún delito.

El robo de autopartes se convirtió en uno de los delitos con mayor incidencia en los últimos cinco años, ocupando uno de los cuatro primeros lugares, sólo siendo desplazado por el robo en la calle, en transporte público y el fraude.

La situación ha generado una grave vulnerabilidad para la ciudadanía, impactando negativamente en la confianza que se tiene en las instituciones del sector público, principalmente aquellas enfocadas a la seguridad pública.

Aunado a esto, las personas reconocen que están expuestas al riesgo diario de que les toque ser victimizadas, y prefieren no reportar el delito, ya que desconfían de las autoridades y consideran que de nada sirve dar seguimiento a los hechos ante servidores que no dan resultados y sólo les hacen perder el tiempo (ENVIPE, 2019).

Pero esta no es máxima sólo de México, lo mismo sucede en otros países de Latinoamérica como Chile, Costa Rica, Brasil, Colombia o Ecuador, donde 5 de cada 10 personas no confían por citar un ejemplo, en sus instituciones policiales (Latinobarómetro, 2018).

En palabras del Mtro. Julio Franco, observar los pequeños detalles que dan “factibilidad” al actuar público, nos permite descifrar el semáforo parpadeante entre amarillo y rojo para dar una contra respuesta gubernamental, incluso en materia de seguridad pública.

Es decir, es necesario diseñar políticas públicas exitosas, basadas en la “causa y efecto”, la “sensibilidad política” y la “necesidad ciudadana”; en cosas comunes que, como Pedro Pérez vivió, los ciudadanos o sus familias experimentan cotidianamente por medio de robos, disparos, pleitos en la calle, venta de drogas, secuestros y homicidios (Myrstol & Hawk, 2011; Weitzer & Brunson, 2009; Yuksel & Tepe, 2013).

La tarea es complicada pero no imposible, si consideramos que muchos de estos hechos negativos suceden en contextos abandonados, y ante la falta de quehacer público con políticas públicas integrales que impacten en colonias, unidades habitacionales o juntas auxiliares. Recuerda el dicho “los hechos valen más que mil palabras”.

Pero, ¿entonces qué se debe hacer desde el actuar gubernamental? Primeramente, como mencionan Haberman et al. (2015), observar que el desorden social, afecta la calidad de vida del ciudadano, dentro y fuera de su hogar.

Segundo, que es necesario identificar los subtipos de variables contextuales que vulneran la seguridad del ciudadano y que provienen de acciones que trastornan los lugares donde habitan (Nalla & Madan, 2012; Lee & Solomon, 2016).

Tercero, que las acciones de la policía como operativos policiales o situaciones que invitan a la presencia permanente de la policía son herramientas para influir en la seguridad y la confianza ciudadana, sobre todo en momentos de conflicto, riesgo o delito.

Por último, que las acciones de política pública en seguridad pública que son “efectivas”, tienen un fundamento en el sentir ciudadano, a pesar de ser fenómenos multifactoriales, por lo que, tomar en cuenta la opinión de la población, permite tener un mapa de ruta, que atienda las demandas de Pedro y de la comunidad; y halle el punto de partida en lo sencillo, en lo básico para tener soluciones exitosas. Nuevamente, no olvides que “los hechos valen más que mil palabras”.

Referencias

  • (2019). Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública. México. INEGI.
  • Franco, J. (2013). Diseño de Políticas Públicas: Una Guía Práctica para Transformar Ideas en Proyectos Viables. México. IEXE Editorial.
  • Haberman, C. & Groff, E. & Ratcliffe, J. & Sorg, E. (2015). Satisfaction With Police in Violent Crime Hot Spots: Using Community Surveys as a Guide for Selecting Hot Spots Policing Tactics. Crime and Deliquency, s/v (s/n), 1-33. DOI: 10.1177/0011128713516840.
  • Latinobarómetro. (2018). Informe Latinobarómetro 2018. Chile. Corporación Latinobarómetro.
  • Lee, J. & Solomon, J. (2016). Disentangling the myth about citizen participation in collaborative work with police. The difference between general citizens and citizen volunteers. Policing: An International Journal of Police Strategies & Management, 39 (1), 127-144. DOI: 10.1108/PIJPSM-07-2015-0089.
  • Levin, R. y Rubin, D. (2004). Estadística para Administración y EconNalla M. & Madan M. (2012). Determinants of Citizens’ Perceptions of Police–Community Cooperation in India: Implications for Community Policing. Asian Criminology, 7 (s.n.), 277-294. DOI: s11417-011-9110-2.
  • Myrstol, B., Hawk S., & Tourtelot, H. (2011). In Search of Respect: Examining Arrestee Satisfaction with Police. American Journal of Criminal Justice, 36 (4), 371–391. DOI: 10.1007/s12103-011-9111-9.
  • Weitzer R. & Brunson R. (2009). Strategic Responses to the Police Among Inner-City Youth. The Sociological Quarterly, 50 (s.n.), 235-256. DOI: 10.1111/j.1533-8525.2009.01139
  • Yuksel Y. & Tepe F. (2013). Citizen Satisfaction with Police and Community Policing. European Scientific Journal, 9 (14). ISSN: 1857-7881.
26+

Comentarios

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.