Los Miyulhs: policías comunitarios y primeros guardianes

Los Miyulhs: policías comunitarios y primeros guardianes

Corría el año de 1963, después de una larga y complicada jornada de trabajo mi compañero y yo regresábamos de una diligencia, ya que llevábamos a un enfermo muy grave a Zacapoaxtla, donde se encontraba el centro de salud más cercano.

El traslado fue complicado, desde días antes había estado lloviendo y no paraba. Al cruzar un cerro, este comenzó a derrumbarse y el enfermo y la persona que lo llevaba cargando en la espalda cayeron a un barranco, por desgracia la persona enferma falleció; tuvimos que regresarnos a la comunidad con el herido y el difunto. Llegando al municipio una casa se estaba incendiando, nos enteramos de que un hombre había sorprendido días antes a su esposa con otro, por lo que decidió tomar venganza quemando la vivienda del amante y posteriormente lo mató a machetazos. Tuvimos que acudir al arresto del asesino y encarcelarlo.        La situación no terminó ahí, posteriormente lo trasladamos a Tetela de Ocampo, el trayecto fue largo y pesado, amarramos de las manos al preso y nosotros nos armamos con machetes para cualquier situación que pudiese presentarse. Tardamos 6 horas en llegar a la cabecera municipal y 6 horas para regresar a la comunidad.

Alcanzo a recordar muchas cosas que pasamos, situaciones que me conmueven porque en esos tiempos todo era pobreza y todos ignorábamos las leyes. Es vergonzoso decirlo, pero hubo situaciones en las que actuamos mal porque desconocíamos lo que se debía hacer pero también puedo decir que hicimos muchas cosas buenas en beneficio de la comunidad y de lo cual me siento orgulloso, ya que no lo hicimos para lucrar sino fue para ayudar.

Miguel Hernández Ponce

Miyulh del municipio de Zongozotla en el estado de Puebla

 

El siguiente artículo es producto de una serie de relatos y experiencias transmitidos por Miguel Hernández Ponce, policía comunitario del municipio de Zongozotla, a su nieto, autor de este escrito.

Imagen 1. Construcción de la presidencia de Zongozotla / Nota: Los miyulhs en faena en la construcción de la presidencia. Fuente: Archivo de la comunidad.

La palabra “Miyulh” forma parte del dialecto totonaco y su significado es “topil” o policía comunitario. Esta figura se popularizó durante la década de 1930 en algunas comunidades del estado de Puebla y el relato presentado corresponde al testimonio de un miyulh del municipio de Zongozotla.

En aquella época en medio de la pobreza y el olvido, las personas organizaron una estrategia para dar respuesta a las problemáticas de seguridad pública en su localidad, surgiendo de esta manera los miyulhs.

¿Cuáles eran las funciones de los miyulhs?

Estos se organizaban en grupos de 20 personas, los cuales, vigilaban la comunidad por un año como servicio comunitario. Entre sus principales funciones estaban las siguientes:

  • Traslado de reos a la cabecera municipal más cercana, lo cual, la gran mayoría de veces se realizaba a pie, en tanto no se contaba con ningún tipo de transporte.
  • Rondines
  • Arrestos
  • Avisos casa por casa de algún comunicado relevante.
  • Entrega de misivas de un pueblo a otro.
  • Ejecución de sentencias con base en usos y costumbres.
  • Traslado de enfermos.
  • Organización de faenas comunitarias obligatorias.
  • Administración y control de herramientas de trabajo para la comunidad, mismas que poseía únicamente el ayuntamiento.

La labor de miyulh no era remunerada, aunado a que, la carencia y penuria de aquellos tiempos los obligaba a improvisar instrumentos de trabajo; pues estos no contaban con equipo táctico para sus funciones; por ello, además del uso de la fuerza, sus únicas herramientas eran palos, lazos y machetes.

Imagen 2. El futuro bachillerato / Nota: Los miyulhs en faena habilitando el terreno para la construcción del bachillerato. Fuente: Archivo de la comunidad.

Existían dos maneras de convertirse en miyulh: la primera era adquiriendo la mayoría de edad y la segunda, era después de contraer matrimonio. Lo cierto es que su labor era mal vista y poco deseable, pues además de las condiciones de escases en las que realizaban sus actividades, había otros escenarios que las agravaban. Por ejemplo, al día siguiente tras la realización de cada boda, se le comunicaba al recién casado que debía presentarse al ayuntamiento para cumplir sus obligaciones ciudadanas y ser miyulh, lo que conllevaba dejar a su esposa y detener los trabajos del campo, por lo que los ingresos solo dependerían de la mujer durante ese lapso de tiempo.

Los miyulh son el antecedente histórico en Zongozotla, Puebla, de lo que hoy llamamos policía municipal. No existen estadísticas para evaluar su eficacia, sin embargo, son precursores y testimonios vivos de las labores de procuración de seguridad pública como una preocupación constante que ha acompañado la vida del municipio y de cómo, a pesar de la sofisticación de procesos, equipo y engranaje institucional, la precariedad y la improvisación de los elementos policiales sigue siendo una asignatura pendiente.

 

 “…debes de ser un buen hombre recto y conforme a la ley, agradecido sobre todo porque las cosas ya no son como antes, tienes un trabajo remunerado, no te están obligando a nada que tú no quieras, se han establecido muchas leyes que hoy en día te hacen ser libre. No olvides sobre todo de dónde vienes y cuáles son tus raíces”.

Concluye Miguel Hernández Ponce.

 

Referencias

Archivo fotográfico del municipio de Zongozotla.

Hernández Ponce, M. (ca). Relatos [Hernández Hernández, D., Comunicaciones personales].

INAFED. (s.f.). Zongozotla. Enciclopedia de los municipios y delegaciones de México. Recuperado de www.inafed.gob.mx/work/enciclopedia/EMM21puebla/municipios/21215a.html

26+

Comentarios

Daniel Hernández Hernández

Sobre el autor

Profesional de seguridad en ámbitos públicos y privados, su principal campo de interés es la protección ejecutiva. Comprometido con el mejoramiento de la seguridad pública, es un apasionado y constante aprendiz de la materia.

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.