Paradojas en política ¿Cómo ganar perdiendo?

08.09.2020

Autor
Josué Arroyo Aguilar

Experto en políticas públicas, docente en Seguridad Pública, Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Actualmente es doctorante en Políticas Públicas en IEXE Universidad.

 

El error de los partidos políticos y sus principales líderes radica en pensar que hay una estructura de poder única, constante y global, —soy la función rectora, el más importante (número uno)—. La vanidad afecta nuestra visión y la capacidad para tomar mejores decisiones.

Deborah Stone, experta en asuntos públicos explica el arte de la toma de decisiones públicas por medio de las “paradojas políticas” (Policy Paradox). Una de ellas, consiste en ganar perdiendo o como ella manifiesta —perder es ganarlosing is winning.

Stone (2005) expone la paradoja:

Durante la elección intermedia de 1994 en Estados Unidos (en medio del primer mandato del presidente demócrata Bill Clinton) los “republicanos” (partido opositor a los demócratas) lograron obtener el control de la Cámara de Representantes (hecho que no ocurría desde 1954) gracias al Contract with America: documento que ofrecía una agenda legislativa específica para ganar la simpatía del electorado y su voto en las próximas elecciones.

La meta de los republicanos fue aprobar una “enmienda de presupuesto equilibrado” que limitara el gasto público y los altos déficits del gobierno. Con ello se pretendía recortar los programas gubernamentales de Bill Clinton. Sin embargo, necesitaban 67 votos para aprobarla.

El senador Bob Dole (líder republicano), pospuso la votación el tiempo que pudo, pero finalmente llevó el proyecto de ley sin contar con los 67 votos requeridos ¿Por qué llevar el asunto a votación sin mayoría? El exsenador declaró: realmente ganamos si ganamos, pero también podemos ganar si perdemos.

Aunque los titulares periodísticos señalaron a los republicanos como los grandes perdedores, personajes como Orrin Hatch (el principal senador patrocinador de la enmienda), calificaron la votación como “una delimitación clara entre los partidos”, mientras que un encuestador republicano dijo “establece las diferencias tan claramente como podríamos desearlas: queremos recortar el gasto y ellos no”.

¿Qué lecciones podemos aprender a partir de la paradoja de Stone? Podríamos decir que los políticos siempre tendrán un objetivo de política pública (policy goal) y otros muy diferentes para la búsqueda y conservación del poder (political goals) (Stone, 2005, pág. 63).

De acuerdo con Villanueva (2017) “sin meta, no hay rumbo; sin rumbo no hay dirección”, no es suficiente que los líderes sean carismáticos, convincentes o persuasivos, sin metas (políticas públicas) el gobierno se convierte en un capricho y las decisiones se vuelven erráticas (pág. 93).

Cualquiera que aspire a un liderazgo (político o de otro tipo) tiene que entender que se forma parte de un cuerpo más grande de socialización, es decir, forma parte de un conjunto de motivaciones, actitudes, valores, habilidades, emociones y conocimientos compartidos que son parte de la formación-aprendizaje de un grupo (Oppo, 2011, pág. 1514).

¡De ahí la indignación cuando uno o varios de sus miembros perciben una traición a los ideales del grupo! Hoy por hoy, el diputado federal Gerardo Fernández Noroña (México) se encuentra en este punto, él pugnaba por la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados argumentando que el Partido del Trabajo (pt) partido político que lo abanderó, fue la tercera fuerza legislativa en la Cámara de Diputados, pero debido al cambio de afiliación partidista de varios diputados (lo que en México se conoce como “chapulinear”) el pt perdió la oportunidad de presidir la cámara.

Más allá de discutir las “maniobras políticas” o las “traiciones” de uno u otro bando en la Cámara de Diputados, quisiera retomar la paradoja de Stone (2005) quien sin duda le diría a Gerardo Fernández Noroña —que perdió ganando —; tuvo proyección y simpatía nacional, ahora tiene la oportunidad de ver las montañas en Tepoztlán o de reinventarse como político, encauzar la indignación de los electores y convertirse en un líder que genere consenso y propuestas entre sus aliados.

Solo el tiempo lo dirá, a veces ganamos perdiendo…

 

Referencias

Fernández Noroña, G. (3 de septiembre de 2020). Ninguna traición. Obtenido de Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=GjXNl1O58DQ

Oppo, A. (2011). La socialización política. En B. Norberto, N. Matteucci, & G. Pasquino, Diccionario de política (págs. 1514-1519). México: Siglo veintiuno editores.

Stone, D. (2005). Policy Paradox: The Art of Political. En J. Shafritz, K. Layne, & C. Borick, Classics of Public Policy (págs. 62-71). London: Pearson.

Villanueva, D. (2017). Liderazgo público efectivo: Cómo dirigir a las instituciones públicas de forma efectiva. Puebla: IEXE.

Comentarios

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.