Tres lecciones de liderazgo que podemos aprender de una película infantil

20.10.2020

Autor
Liz Pérez Camacho

Experta en el campo editorial y en procesos de capacitación en proyecto nacionales e internacionales. Actualmente es directora de IEXE Editorial.

“Lo que está pasando ahora, lo que podemos llamar la crisis de la democracia, es el colapso de la confianza. La creencia de que los líderes no solo son corruptos o estúpidos, sino que son incapaces, en general”.

Zygmunt Bauman

 

Esta es la historia de un líder que vive de glorias pasadas con un enorme miedo al fracaso, incapacidad para ver el talento de su equipo y la soberbia para pensar que sólo sus planes son los que dan resultados. En la última parte, todas sus falencias devienen en el fin de su mundo tal y como lo conoce.

Quizá esta premisa se parezca más a la de una película de Scorsese o de Coppola, sin embargo es la descripción de Angry Birds 2, cinta animada del 2019, dirigida por Thurop Van Orman y que recientemente ha sido agregada al catálogo de algunos servicios de streaming.

Más allá de la analogía curiosa y su valía como pieza audiovisual; la película infantil producida por Rovio es la muestra de dos cosas: por un lado, que un guion inteligente puede encontrarse en cualquier género cinematográfico; y por el otro, que la reflexión y el aprendizaje pueden llegar de las cosas más inesperadas.

 

La cinta nos presenta la historia de Red, un ave roja regordeta y malhumorada que, junto a su equipo  dedica sus días a combatir a Leonard, un cerdo verde cuyo principal objetivo es jugarle bromas pesadas a los habitantes de Bird Island, el hogar de Red. No obstante, Leonard y Red tendrán que unir fuerzas cuando un enemigo en común más fuerte y más inteligente intente despojarlos a ambos de su hogar ¿Qué tiene que ver un cerdo verde y un pájaro rojo con el liderazgo? Todo.

Por increíble que parezca, la historia de Leonard nos deja 3 importantes lecciones de liderazgo que son útiles, no sólo para el mundo de la ficción, sino para la gestión de equipos de la vida real.

¡Spoiler alert! Si aún no has visto la película y no deseas saber detalles de la trama, regresa después a leer porque puede que te revelemos puntos importantes.

  1. Delega y confía en tu equipo

Red y Leonard deciden montar una ofensiva en contra de este nuevo enemigo, sin embargo las cosas se complican cuando Red ignora de manera sistemática una y otra vez las recomendaciones de su equipo, lo que vuelve sus acciones erráticas y torpes, al punto de poner en peligro el plan una y otra vez. Es justo cuando Red toma en cuenta las sugerencias de los demás y asigna tareas específicas de acuerdo al talento de cada personaje, cuando las cosas empiezan a salir mejor para aves y cerdos.

La primera lección que nos deja esta ave es que tu equipo está ahí por una razón y muy probablemente fueron elegidos porque saben lo que hacen ¡Déjalos hacer su trabajo! Escucha a las personas, toma sus opiniones en cuenta y aprende a delegar. Además de marcar un rumbo y tomar decisiones, una de las principales actividades del líder es administrar el tiempo y el esfuerzo de su equipo.

  1. Reconoce cuando alguien es más apto que tú para tomar decisiones

Quizá el punto más emotivo de la historia llega cuando aves y cerdos se reconocen como un verdadero equipo, y entienden que es necesario el esfuerzo conjunto para lograr un objetivo en común. Así, cuando todos voltean a ver Red en busca de indicaciones y respuestas, este toma una decisión valiente, dar un paso al costado y reconocer que, dado el contexto, alguien más dentro del propio equipo es el ideal para tomar las riendas de la situación.

La investidura del líder está opacada por varias falacias, en próximas entradas las analizaremos, pero una de ellas es pensar que un líder, por el simple hecho de serlo, siempre es el más adecuado para dirigir a su equipo en algún proyecto. Lo cierto es que cada emprendimiento de un equipo tiene características particulares y, en más de una ocasión, el propio líder debe dar un paso al costado para que algún miembro del grupo asuma la responsabilidad de dirigir dicho proyecto, donde el líder debe asumirse como una pieza más.

Acciones como esta permiten dos cosas: por un lado empoderar a los miembros más destacados del equipo y, por el otro, preparar y foguear a los líderes futuros.

 

  1. Recuerda que siempre hay imprevistos

A lo largo de la película, Red aprende a delegar responsabilidades a su equipo, y más aún reconoce sus propias carencias como líder y asigna a alguien más para tomar la batuta, convirtiéndose él mismo en un subordinado más. Sin embargo ya para el desenlace de la historia, todos los planes fracasan no quedando más remedio que aceptar la derrota. Si bien esta es una historia para niños y, como tal, hay un desenlace feliz; lo cierto es que este llega de rebote, casi por accidente, lo que como espectadores nos deja satisfechos pero plantea la duda de la vacuidad de los esfuerzos del equipo de aves y cerdos.

Al final, quizá la mayor lección que nos deja la película es que en cualquier proyecto siempre habrá imponderables, cosas que se salen de nuestro control. No importa cuán a prueba de balas luzcan nuestros planes, muchas veces las cosas no resultan como las planeamos; y es también responsabilidad del líder gestionar el fracaso y aprender de él. La integridad y fortaleza de un líder se pone a prueba cuando las cosas van mal porque hay que recordar que las decisiones más importantes se toman en momentos de crisis.

Referencia

Van Orman, Thurop y Rice John. (2019). Angry Birds 2. Trailers in Spanish. [YouTube]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=of5JB7Homk0&ab_channel=TrailersInSpanish

Comentarios

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.