Usa analogías para explicar problemas

23.09.2020

Autor
Josué Arroyo Aguilar

Experto en políticas públicas, docente en Seguridad Pública, Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Actualmente es doctorante en Políticas Públicas en IEXE Universidad.

¿Qué tienen en común Irak y Siria? ¿Cancún y Punta Cana? ¿La gangrena y la corrupción?

Podemos observar que entre ambos elementos existen semejanzas, podemos establecer un primer juicio (premisa) y después aquello que deseamos probar (aquello que se compara).

Repasemos los tres primeros ejemplos (César Herrero, 2018, pág. 82):

  1. “Si se ha demostrado que intervenir en Irak fue un desastre, no veo por qué va a ser una buena decisión hacerlo en Siria”.
  2. “Cancún y Punta Cana son muy parecidos. Si te gustó Cancún, te gustará Punta Cana”.
  3. “Cuando tienes un dedo con gangrena lo que hay que hacer es cortarlo para evitar que se extienda al resto del cuerpo. Lo mismo con la corrupción”.

De esta manera Cesar Herrero (2018) piensa que podríamos caracterizar tres tipos de argumentos analógicos: el literal, el histórico y el figurativo. Un argumento analógico es aquel que compara dos circunstancias parecidas, se busca establecer semejanzas entre cosas que aparentemente pueden parecer distintas y a partir de esta similitud se obtiene nueva información.

La analogía literal es la más sencilla, se comparan dos circunstancias o premisas de una misma categoría, por lo tanto, son perfectamente equivalentes. En la analogía histórica se vinculan dos situaciones, figuras, eventos o periodos históricos. Por último, la analogía figurativa (o literaria) es la más difícil de las tres, aquí existe un arte ejemplar para deleitar, persuadir o conmover (retórica) mediante el ejemplo que se presenta.

De acuerdo con Marraud (2007) por analogía se entiende un proceso de transferencia de información de un dominio (fuente, análogo) hacia otro (término meta). En este tipo de razonamiento existen dos situaciones estructuradas por un sistema de relaciones y roles con similitudes entre ambas situaciones que tienen la cualidad de transferir conocimiento desde una situación conocida (análogo base) hacia otra más novedosa (análogo meta) (Olguín, Tavernini, & Gómez, 2015, pág 58). Es decir, transferimos conocimiento de lo conocido a lo desconocido.

En ciencias cognitivas el ejemplo más famoso es el de Gick y Holyoak (1980) quienes exponen una analogía figurativa mediante un análogo base (fuente) y un análogo meta (objetivo):

[Análogo meta] Imagine que usted es un doctor y tiene un paciente que tiene un tumor maligno en su estómago. Es imposible de operar y si no se quita el paciente morirá. Hay un tipo de rayo que puede ser usado: si el rayo alcanza el tumor con suficiente intensidad el tumor será destruido. Sin embargo, un rayo demasiado intenso destruiría los tejidos sanos, y a baja intensidad no lograría destruir el tumor.

¿Cómo podemos destruir el tumor sin afectar la salud del paciente?

Antes de continuar con la lectura reflexione un momento y piense cuál podría ser la solución posible. La gran mayoría de personas no es capaz de llegar a una respuesta, pero si agregamos la siguiente historia es posible que la situación cambie:

[Análogo base] Un dictador manda sobre un pequeño país desde una fortaleza situada en la mitad del territorio, se encuentra rodeado por granjas y pueblos. Muchos de los caminos conducían a la fortaleza a través del campo. Existía un general rebelde que quería tomar la fortaleza y dispuso el ejército entero en el camino principal para realizar un ataque contundente. Sin embargo, el general supo que el dictador había plantado minas en el camino principal y una vez que detonaran destruirían el ejército y las granjas y pueblos quedarían desprotegidos.

¿Cómo podría el general rebelde atacar la fortaleza?

Seguramente habrás llegado a la conclusión que el ejército deberá separarse y atacar la fortaleza del dictador por los caminos y bifurcaciones alternas. Tiene mucho impacto nuestro análogo base en la explicación y solución de problemas complejos, Gick y Holyoak probaron que los participantes del estudio recuperaban la historia del militar y la transferían a la solución del médico.

En suma, una excelente analogía deberá tener parecidos entre los casos que se comparan, se establecerán características afines entre ambas y por último las semejanzas deberán ser relevantes para establecer una correspondencia directa. El pensamiento analógico es sumamente útil para argumentar, explicar y resolver problemas.

Bibliografía

César Herrero, J. (2018). Elementos del pensamiento crítico. Madrid: Marcial Pons.

Gick, M. L., & Holyoak, K. J. ((1980).). Analogical problem solving. Cognitive Psychology, 12, 306–355.

Marraud, H. (2007). La analogía como transferencia argumentativa. Theoria. An international Journal for Theory, History and Foundations of Science, 167-188.

Olguín, M., Tavernini, L., & Gómez, A. (2015). Métodos en el estudio del pensamiento analógico: tradiciones y nuevas perspectivas. Perspectivas Metodológicas.

Comentarios

Relacionadas

Estudia una licenciatura, maestría o doctorado
100% en línea


Solicita una beca

Inscripciones abiertas

¡Chatea!
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, si quieres saber más sobre nuestras becas o planes de estudio estamos para atenderte.