• 01 800-286-84-64 (222) 409-05-87

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • youtube
  • Linkedin

La guardia nacional y el uso de la fuerza: retos en un Estado Moderno IEXE Universidad Blog

iconito Autor: Mary Paz Covarrubias Gómez
Junio de 2019

"Si no tenemos policías, jueces, abogados, fiscales, honestos, valerosos y eficientes; si se rinden al crimen y a la corrupción, están condenando al país a la ignominia más desesperante y atroz"
Javier Sicilia

La Guardia Nacional es un instrumento del Ejecutivo Federal que se encarga de la prevención del delito, la preservación de la seguridad pública y el combate a la delincuencia en todo el país. Es una institución conformada por 266 coordinadores territoriales, con carácter civil y una dirección policial (Redacción, 2019); para su implementación se ordenaron dos cosas:

  1. La creación de un diagnóstico y programa para el fortalecimiento de las policías en toda la República.
  2. La aprobación de una Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza y una Ley Nacional de Registro de Detenciones (Vivas, 2019).

El pasado 28 de mayo de 2019, entraron en vigor las leyes que regulan la operación de la Guardia Nacional, las cuales determinan su estructura, dirección y coordinación en los tres niveles de gobierno.

La Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza es un logro en materia constitucional, ya que organizaciones de la sociedad civil y académicos demandaban un protocolo para regular la fuerza de los diferentes cuerpos policiacos, pues en las confrontaciones entre fuerzas de seguridad pública contra grupos delincuenciales, el índice de letalidad es de 4.8 civiles muertos por cada herido (Pérez Correa, Forné Silva, & Gutiérrez Rivas, 2015). En las siguientes líneas se explicará qué es el uso de la fuerza, su importancia para la conformación de un Estado Moderno y los retos que enfrenta la naciente Ley.

Uso de la fuerza

Teóricamente, el uso legítimo de la fuerza se empezó a estudiar con Hobbes, quien señalaba que los hombres son malos por naturaleza, por ello para regular su comportamiento, se creó al Estado con el fin de abandonar esa miserable condición de guerra, por lo que cada ciudadano firmó el contrato social, que tendría como propósito más importante la protección mutua, defender a sus participantes, tanto a unos de otros como frente a extraños (Gallego García, s.f).

Para Weber, el Estado moderno es aquel que cumple con el monopolio de la fuerza en un territorio determinado; su finalidad práctica es frenar las actividades desencadenadas por la violencia, siendo su tarea reducir las relaciones belicosas que atraviesan el cuerpo social en su conjunto (Gallego García, s.f).

Así, para que los funcionarios encargados de hacer cumplir la norma puedan desempeñar sus funciones de mantener la ley, la seguridad y el orden público, se les confieren diversas facultades, entre ellas la de usar la fuerza y armas de fuego. Esta autorización lleva consigo obligaciones y responsabilidades, como la protección y respeto de los derechos humanos (Amnistía, 2016).

Con la reforma del 2011, la Constitución Mexicana adoptó un nuevo paradigma jurídico mediante el cual toda autoridad está obligada a promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos, sin embargo, en nuestro país el uso de la fuerza es una constante, esto se refleja en la incapacidad de manejar una situación, ya sea por falta de entrenamiento adecuado u otros motivos, provocando una disminución en la confianza de la ciudadanía.

Los retos

En el primer artículo de la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza se lee que esta "…se crea con el fin de regular el uso de la fuerza que ejercen las instituciones de seguridad pública del Estado, así como de la Fuerza Armada permanente cuando actúe en tareas de seguridad pública" (Ley Nacional del Uso de Fuerza, 2019), para cumplir con lo estipulado, esta ley propone elementos que son considerados novedosos para la resolución del conflicto como la negociación. Los elementos deberán actuar bajo los principios de legalidad, absoluta necesidad, y manejarse con respeto a la ley y a los derechos humanos.

Sin embargo, esta ley tiene que sortear muchos retos ya que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, el 75.9% de la población de 18 años y más considera que vivir en su ciudad es inseguro (INEGI, 2018), la desconfianza en los policías es del 70% (Menchaca, 2017), así mismo, los escándalos que ha tenido el ejército referente a las violaciones graves de derechos humanos, manchan su reputación.

En el informe del Observatorio Internacional de Derechos Humanos, Impunidad Uniformada, dio a conocer casos en los que el ejército está involucrado con abuso de autoridad como asesinatos, tortura, violaciones sexuales y detenciones arbitrarias, dejando más de 70 víctimas (Watch, 2009).

Una de las conquistas de esta ley es que, dentro de ella, se marcan los procedimientos que deben llevar las autoridades para ejercer la fuerza y la obligación de los agentes policiales de emitir informes, sin embargo, existen preocupaciones por parte de la sociedad civil respecto al control de multitudes, así mismo, en el artículo 27 dice que se prohíbe el uso de armas letales contra manifestaciones o reuniones públicas pacíficas con objeto lícito, pero en ninguna parte de la ley se especifica a que se refiere con “acciones ilícitas”.

Si bien, esta Ley tiene pocos días de ver la luz, es de suma importancia conocer y exigir la aplicación de los principios rectores que se manejan. Nosotros, como ciudadanos de un Estado Moderno, tenemos la obligación de hacer valer nuestros derechos mediante instancias que ayuden a construir y consolidar la democracia en nuestro país.

Referencias

  • Amnistía, I. (2016). Uso de la fuerza. Directrices para la aplicación de los principios básicos sobre el empleo de la fuerza y de armas de fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la Ley. Madrid: Amnistía Internacional.
  • Gallego García, G. M. (s.f). Sobre el monopolio legítimo de la violencia. s.i, 1-25.
  • INEGI. (2018). Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana. México: INEGI. Menchaca, A. (04 de Enero de 2017). Policía y desconfianza. Obtenido de Dirección General de Comunicación Social: http://www.dint.unam.mx/
  • Pérez Correa, C., Forné Silva, C., & Gutiérrez Rivas, R. (1 de julio de 2015). Índice de letalidad. Menos enfrentamientos, más opacidad. Obtenido de Nexos: https://www.nexos.com.mx
  • Redacción. (09 de mayo de 2019). Guardia Nacional garantizará seguridad pública: López Obrador. Obtenido de Excelsior: https://www.excelsior.com.mx
  • Vivas, H. (6 de marzo de 2019). ¿Qué significa para México la aprobación de la Guardia Nacional? Obtenido de Amnistía Internacional: https://www.amnesty.org
  • Watch, H. R. (2009). Impunidad Uniformada. México: https://www.hrw.org
Si quieres profundizar más sobre este y otros temas, especialízate en políticas públicas con las maestrías en línea de IEXE. Para obtener más información regístrate en el siguiente formulario:
-

Suscríbete para recibir las entradas nuevas en tu correo