• 01 800-286-84-64 (222) 409-05-87

Las políticas públicas y la movilidad

iconito Autor: Gabriela Luongo Raitschewa
Mayo de 2017

Los puentes peatonales forman parte de la infraestructura urbana. Su objetivo es permitir el cruce seguro de las personas en calles y avenidas de alto flujo vehicular, sin interferir con el tránsito de los automóviles. A simple vista, esta breve descripción permite ver las ventajas de contar con este tipo de estructuras: por una parte, permiten un tráfico fluido para los automóviles; y por otra, las personas pueden cruzar las calles de manera segura sin necesidad de esperar la luz verde del semáforo o la existencia de un paso cebra.

Entonces, ¿por qué algunas ciudades están prohibiendo la construcción de puentes peatonales? Analicemos el caso de Puebla: en marzo de 2017, el Ayuntamiento local aprobó una modificación al Código Reglamentario Municipal (COREMUN), la cual prohibe la construcción de puentes peatonales y, aún más, ordena el retiro de los ya existentes. Según el Presidente de la Comisión de Movilidad Urbana del Cabildo, Adán Domínguez, estas medidas irán acompañadas de la creación de pasos peatonales a nivel banqueta.


Este hecho despertó un debate. ¿Hasta qué punto dicha medida está pensada para proteger a los peatones, quienes ahora deberán cruzar por avenidas donde los automóviles circulan a altas velocidades? Un periódico local encuestó a usuarios de puentes peatonales de la ciudad. Los entrevistados expresaron preocupación por su seguridad, ya que aseguran que los automovilistas no siempre respetan las señales de tránsito y no están acostumbrados a frenar para dar el paso a peatones y ciclistas.


Sin embargo, la realidad es que, aún con la existencia de los puentes peatonales, muchos peatones ponen su integridad en riesgo al pasar por debajo de las estructuras o cruzar las calles en donde les resulte conveniente, en lugar de utilizar el puente o el paso cebra más cercano. Esto se debe a que la localización de los puentes peatonales no es decidida por un análisis de usos y costumbres o por conveniencia de los peatones, sino que son colocados en puntos donde no se quiere interrumpir el tráfico.


"Los puentes peatonales no son colocados por un análisis de usos y costumbres o por conveniencia de los peatones, sino en puntos donde no se quiere interrumpir el tráfico.”


Por esta razón, los puentes peatonales han caído en desuso, ya que no cumplen la función de proteger a los transeúntes. Más que salvaguardar a los peatones, la existencia de estas infraestructuras perpetúa el mito de que el derecho público a las vías es únicamente de los automóviles.




Un nuevo enfoque centrado en los peatones

La intención del Cabildo de Puebla es comenzar a implementar el concepto de “calles completas”, es decir, aquellas que “han sido diseñadas y construidas para facilitar el acceso seguro a todo tipo de usuarios”. Este tipo de calles permiten que las personas que no tienen automóvil y se trasladan a pie, en transporte público, motocicleta, bicicleta, o que tienen algún nivel de limitación física, puedan cruzar y moverse con seguridad y estar igual de conectados que los conductores.

Un diseño urbano que ofrece al peatón un ambiente más atractivo y seguro se caracteriza por tener cuadras más chicas, interconectadas y organizadas en forma de cuadrícula. Además, las calles angostas que no necesitan puentes peatonales reducen la velocidad de los autos; estudios en la materia han determinado que el factor decisivo para salvar la vida en un percance de tránsito es la velocidad a la que viaja el automóvil.

Por ejemplo, contrastemos dos colonias de la Zona Metropolitana de la Ciudad de Puebla: Lomas de Angelópolis y Huexotitla. En Lomas de Angelópolis, las calles carecen de puntos de conexión y dependen del desemboque de calles locales a otras vías principales que conectan con el resto de la ciudad. Además, las calles redondeadas favorecen que los automóviles mantengan una velocidad constante, incluso cuando es necesario virar.

En cambio, los puntos de conexión en las calles de la colonia Huexotitla no necesitan puentes, ya que ofrecen a los peatones un ambiente más seguro: los cruces de banqueta a banqueta son más angostos y las esquinas rectas obligan al automovilista a disminuir la velocidad.


Contraste entre Lomas de Angelópolis y Huexotitla

Movilidad urbana

En este sentido, la sustitución de puentes peatonales por elevados a nivel banqueta, –como ya se implementó en el cruce frente a la plaza La Noria en la misma ciudad– protege a los transeúntes más que los puentes peatonales, ya que se incita a los automovilistas a detenerse o ceder el paso.


Sin embargo, no siempre los puentes peatonales no son una mala inversión. Su uso se justifica en ciertos escenarios:

  • Si se necesita cruzar ríos u otros obstáculos naturales:
Movilidad urbana y los puentes peatonales

  • Si pasa por encima de autopistas o autopistas urbanas:
Movilidad urbana y los puentes peatonales

  • Si cruza sobre vías de tren:
Movilidad urbana y los puentes peatonales

  • Si está a nivel de piso y pasa por encima de una depresión o terreno más bajo:
Movilidad urbana y los puentes peatonales

En conclusión, los puentes peatonales no necesariamente son malos para la infraestructura de una ciudad en crecimiento, como el caso de Puebla. Sin embargo, su construcción debe estar en función del comportamiento y el uso de las personas más vulnerables en las calles (peatones, ciclistas y personas con discapacidad) en lugar de construirlos en función a los automovilistas.


Una política de eliminación de puentes peatonales debe estar acompañada de otras opciones seguras para cruzar vialidades chicas, medianas y grandes, así como de campañas de educación vial tanto para conductores como para peatones, con el fin de que todos acatemos el código de tránsito y adoptemos conductas de respeto a la seguridad vial.

Si quieres profundizar más sobre este y otros temas, especialízate en políticas públicas con las maestrías en línea de IEXE. Para obtener más información regístrate en el siguiente formulario:

Suscríbete para recibir las entradas nuevas en tu correo