Los medios de comunicación en la evolución tecnológica

Ruy Renau Tiempo de lectura: 8 minutos

En un mundo altamente interconectado por medios de comunicación en evolución constante, tenemos acceso a una gran cantidad de información a nuestro alcance. Sin embargo, esto no siempre ha sido así. Si volviéramos en el tiempo 20 años atrás, hacía 2002, veríamos que la mayoría de la gente dependía del periódico o del noticiero de la noche para tener acceso a noticias y otra información. En 2002, Google todavía se encontraba detrás de Yahoo! y MSN en cuanto a participación de mercado de motores de búsqueda, y las primeras redes sociales como MySpace y Friendster apenas comenzaban a aparecer en línea. Facebook, YouTube, Twitter y el iPhone aún no existían.

Con el tiempo, la forma dominante de comunicación se vio alterada por nuevos avances tecnológicos y cambios en las preferencias sociales. Estas transiciones parecen estar ocurriendo más rápido a medida que la tecnología progresa.

Los primeros medios analógicos y digitales surgieron hace unos 500 años con la invención de la imprenta, y más tarde, la radio y la televisión ofrecieron formas poderosas de comunicación unidireccional y económica para las masas. 

Los medios conectados de hoy en día, como la Web 2.0 y las redes sociales, permiten la participación y la creación de contenido para todos. Un tweet, una publicación de blog o un video de TikTok pueden convertirse en virales y llegar a todo el mundo.

Cada nueva ola de medios tiene pros y contras. Los medios conectados han sido un gran avance al permitir que todos formen parte de la conversación, pero también han traído problemas como los filtros de burbujas, el sensacionalismo y el clickbait.

Antes de considerar lo que podría ser la próxima ola de medios, primero debemos examinar los atributos y problemas comunes de las olas anteriores. Los proto-medios, o los primeros medios de comunicación, eran muy limitados y requerían una gran dedicación y tiempo para ampliar un mensaje. Además, solo el 4% de la población mundial vivía en ciudades en el año 1500, por lo que era difícil llegar a las masas. Los primeros medios analógicos y digitales, como la imprenta y la radio, permitieron una mayor difusión de la información, pero también trajeron problemas como la propaganda y la censura. 

Parece que estas transiciones están ocurriendo cada vez más rápido debido al progreso acelerado de la tecnología. A lo largo de la historia, los humanos han tenido diferentes formas de transmitir mensajes. Al principio, solo podían hacerlo a través de la actividad humana, como hablar o contar historias. Con la invención de la imprenta, y más tarde la radio, la televisión y la computadora, se abrieron nuevas formas baratas y unidireccionales de comunicar con las masas. Con la llegada de la Web 2.0 y las redes sociales, cualquiera puede participar y crear contenido que puede llegar a todo el mundo. Cada nueva forma de comunicación tiene sus propias ventajas y desventajas.

Antes de la era de los medios de comunicación, ampliar un mensaje requería mucho tiempo y esfuerzo. Además, solo el 4% de la población mundial vivía en ciudades en el año 1500, lo que dificultaba aún más la comunicación efectiva con las masas. La información solo podía viajar tan rápido como la velocidad de un caballo en ese entonces.

En la actualidad, tenemos medios de comunicación como la radio, la televisión y la Internet, que nos permiten llegar a un público mucho más amplio de manera más rápida y efectiva. Sin embargo, estos medios también tienen sus propios problemas, como el filtro de burbujas, el sensacionalismo y el clickbait. Aunque la próxima ola de medios puede ofrecer soluciones a algunos de estos problemas, es importante ser conscientes de los posibles desafíos y buscar formas de abordarlos.

Las distintas ola de los medios de comunicación

Durante la primera ola de medios de comunicación, los avances tecnológicos permitieron por primera vez la transmisión a gran escala de mensajes. Esto incluyó periódicos, libros, revistas, radios, televisores, películas y los primeros sitios web. Estos medios requerían mucha infraestructura, por lo que solo las grandes corporaciones y los gobiernos podían tener acceso a ellos y transmitir su mensaje a gran escala. Estos medios también solo permitían la comunicación unidireccional, lo que significa que podían transmitir un mensaje, pero el público en general no podía responder fácilmente. Los propietarios de estos medios estaban incentivados a lanzar una red amplia y no alienar a los espectadores o anunciantes.

La segunda ola de medios de comunicación, que incluye innovaciones como la Web 2.0 y las redes sociales, cambió la forma en que nos comunicamos y accedemos a la información. A partir de mediados de la década de 2000, se volvió muy fácil y gratuito para cualquier persona transmitir su opinión en línea. Con la explosion de contenido en Internet, clasificarlo se convirtió en un gran problema. Los algoritmos comenzaron a mostrar a las personas lo que les gustaba para que pudieran consumir más contenido. Esto llevó a una competencia por llamar la atención de los usuarios y a la optimización del contenido para “ganar” el juego del algoritmo y lograr viralizar.

El contenido viral puede ser atractivo e interesante, pero también puede ser sensacionalista, utilizar clickbait o distorsionar los hechos. Puede ser ultra dirigido a un público específico y diseñado para movilizar a un grupo de personas, incluso si es extremo. Aunque los medios conectados han traído muchos beneficios, también han contribuido a la polarización en la sociedad y a la dificultad para llegar a acuerdos sobre hechos básicos.

Se espera que entre 2015 y 2025, la cantidad de datos capturados, creados y replicados en todo el mundo aumente en un 1600%. Por primera vez, una cantidad significativa de datos está disponible para todos en forma de “código abierto”. Ha habido un gran progreso en la forma de almacenar y verificar datos y ahora es posible rastrear la propiedad de la información en la cadena de bloques. Tanto los medios de comunicación como la población están volviéndose más alfabetizados en datos y comienzan a darse cuenta de los problemas sociales causados por los medios conectados.

Con la llegada de esta tercera ola de medios de comunicación, es importante examinar algunos de sus atributos y analizar cómo pueden afectar a la sociedad.

En la tercera ola de medios de comunicación, se espera que los usuarios alfabetizados en datos exijan transparencia y que los datos provengan de fuentes objetivas y confiables. También es probable que exijan verificabilidad y confianza en los datos presentados y que las plataformas y medios demuestren que los datos han sido verificados y provienen de fuentes originales.

Además, la descentralización y la tecnología Web3 pueden permitir a los usuarios confiar, atribuir y responsabilizar el contenido y, en algunos casos, poseer el contenido de manera más directa, eliminando la necesidad de intermediarios. La narración de datos también se convierte en una herramienta clave para dar sentido a grandes cantidades de datos y crear una economía del creador de datos.

En un mundo cada vez más conectado y digital, el acceso a la información es más fácil que nunca. Sin embargo, esto no siempre ha sido así. Hace tan solo 20 años, la mayoría de la gente obtenía su información a través de periódicos y noticieros de televisión. En 2002, Google aún no era el líder del mercado de motores de búsqueda y las primeras redes sociales como MySpace y Friendster apenas comenzaban a aparecer en línea. Facebook, YouTube, Twitter y el iPhone aún no existían.

Con el tiempo, los avances tecnológicos han transformado la forma en que nos comunicamos y accedemos a la información. La primera ola de medios, que incluía periódicos, libros, revistas, radio, televisión y los primeros sitios web, permitió a las grandes corporaciones y gobiernos transmitir mensajes a gran escala. Los medios conectados de la segunda ola, como la Web 2.0 y las redes sociales, permitieron a cualquier persona transmitir su opinión en línea. Sin embargo, esto también ha llevado a la polarización y la dificultad para llegar a acuerdos sobre hechos básicos debido a las burbujas de filtro y el sensacionalismo.

Algunos otros ejemplos de medios de datos incluyen el Instituto de Datos de Investigación Pew, que se centra en datos sobre tendencias sociales, políticas y demográficas en Estados Unidos, y el Centro de Investigación de Datos de la Universidad de Oxford, que proporciona datos sobre una variedad de temas relacionados con la salud, la economía y la política. También hay plataformas como Data.gov, que ofrecen acceso a datos gubernamentales de todo el mundo, y plataformas como Kaggle, que ofrecen conjuntos de datos para análisis y modelado.

Es cierto que el uso de datos y la alfabetización en datos está creciendo rápidamente y está cambiando la forma en que se presenta y se consume la información. Los medios de datos están enfocados en presentar hechos y datos de manera transparente y verificable, lo que puede ayudar a reducir la polarización y promover el pensamiento crítico. Además, el auge de los estándares de datos globales y el aumento de los datos disponibles de manera abierta pueden conducir a una mayor democratización de la información y a una mayor participación de diferentes actores en la creación y difusión de información.

En resumen, los medios de datos se centran en proporcionar información confiable y verificable a través de la utilización de datos y la narración de datos para ayudar a las personas a comprender y formarse opiniones sobre los hechos. Estos medios tienen un enfoque en la transparencia y la verificabilidad y pueden ser descentralizados y basados ​​en la Web3. También pueden contribuir a la alfabetización de datos de la población y a la creación de estándares de datos globales.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien te podría interesar

Vínculos IEXE

Somos más que una universidad, conoce las razones.

Cerrar ×
Cerrar ×
IEXE Universidad